Paraguay

Ocupación en Marina Cue cumple una semana

A tres años de la masacre de Curuguaty el Estado no ha avanzado en la recuperación de las tierras usurpadas por Campos Morombí. Campesinos exigen al Estado la recuperación de las tierras de Marina Cue. Foto: Jacobo Xavier Ramírez.

Este sábado se cumple una semana desde que miembros de la comisión “Yvy ñande rekove” reingresaron a las tierras donde ocurrió la masacre de Curuguaty reclamando la recuperación de ese inmueble público para los fines de la reforma agraria. Las reivindicaciones son además que se investigue la muerte de los labriegos ante las denuncias de que existieron ejecuciones extrajudiciales, el esclarecimiento de la masacre y la libertad de los campesinos acusados que serán llevados a un juicio sin pruebas y repleto de irregularidades. Exigen además reparación a las víctimas y el cese de la coacción contra los abogados defensores

Un reporte de la Articulación Curuguaty señala que esta semana se llevaron adelante los preparativos para hacer en el lugar una huerta y chacra comunitarias para autogestionar la alimentación del campamento. Los familiares de víctimas se reafirman en que en el lugar se debe instalar un asentamiento humano y que no pueden tolerar que sobre la sangre de sus hijos se plante soja.

Hasta ahora no se hizo presente en el lugar ningún funcionario del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), que a tres años de la masacre no ha realizado avances significativos en la recuperación del inmueble. Por el contrario, en la práctica se muestra favorable a que la propiedad permanezca en poder de Campos Morombí apelando a una resolución de la Secretaría del Ambiente (Seam) que señala que el lugar no es apto para asentamiento humano por la supuesta reserva natural que hay en el lugar.

Sin embargo, la reserva no tiene ningún plan de manejo y del lugar se extraen gran cantidad de rollos con el aval del propio Instituto Forestal Nacional (Infona), que proporciona las guías de traslado a pesar de que en toda la Región Oriental rige la Ley de Deforestación Cero.

Miembros de la comisión señalan que existen unas 900 hectáreas de las 2.000 que ya fueron deforestadas por la firma privada y donde pueden realizar actividades agrícolas y asentar la comunidad. “Oreko ko ikatu jañangareko la ka’aguyre”, expresa Martina Paredes, hermana de Fermín y Luis Paredes, fallecidos en la masacre.

Fuente: E,a, Py