Bolivia

Otro golpe en nombre de Dios

Los extremistas han utilizado el lema “Dios por encima de todo” a lo largo de la historia para establecer regímenes económicos y políticos autoritarios y violentos. Los nazis usaron durante años el nombre de Dios y elementos de la fe cristiana para justificar su ideología y sus crímenes. En el manifiesto del partido nazi Hitler incluso le pide a Dios que bendiga las armas alemanas.

La trama fue similar con miembros de la secta fundamentalista de extrema derecha Ku Klux Klan en América del Norte. Para unirse al grupo el futuro miembro debía ser cristiano, además de blanco y nacido en los Estados Unidos. Como una forma de legitimar la secta se usaba una Biblia en el bautismoy luego se leían extractos de Romanos 12, junto con ciertos versos seleccionados fuera de contexto.

En América Latina estamos observando la instrumentalización del cristianismo para que grupos de antiguas oligarquías regresen a espacios políticos e implementen programas autoritarios y neoliberales en detrimento de la gente. La entrada con la Biblia en el Palacio de Gobierno del grupo que obligó a Evo Morales a renunciar representa el vínculo peligroso entre la política autoritaria y la instrumentalización de la religión.

Bolivia es un país plurinacional, formado por una población indígena que mantiene su cultura y sus tradiciones de una manera vibrante. La bandera de Whipala es uno de los símbolos de la plurinacionalidad boliviana. Forzar la Biblia y hacer violencia contra los pobres y la población indígena, en nombre del Dios cristiano, es recuperar las prácticas colonialistas del pasado.

La diferencia es que esta vez el colonialismo es neoliberal y el dios que está detrás de esta práctica es el del mercado, no el Dios amoroso y misericordioso que conocemos en el Evangelio.

El Dios del Evangelio no ataca ni viola las múltiples formas de espiritualidad de un pueblo. Es un Dios que solo reconoce el lenguaje del amor. Como personas que desean mantener una coherencia mínima con su fe en Jesucristo no podemos aceptar el ataque a la democracia y la violencia en nombre de Dios ni en Bolivia ni en Brasil ni en cualquier otra parte del mundo.

Que el orden democrático, firmemente basado en el laicismo, el plurinacionalismo que respeta la diversidad cultural y religiosa, regrese a Bolivia. Estamos atentos y vigilantes para garantizar la integridad del presidente Evo Morales, el liderazgo popular y los defensores de los derechos humanos. Al pueblo boliviano, nuestra solidaridad. Que vuestra bandera Whipala flamee de nuevo.

Agencia Ecuménica de Comunicación - ALC

Conselho Nacional de Igrejas Cristãs do Brasil - CONIC

Coordenadoria Ecumênica de Serviço - CESE

Fórum Ecumênico ACT Brasil - FE-BRASIL

Fundação Luterana de Diaconia - FLD

Koinonia – Presença Ecumênica e Serviço