Por una política actual desde tres fuentes

Es un error político considerar menos dimensiones de las necesarias. No ver el todo puede ser ignorancia o cálculo.
El todo es la estructura presente del sistema, lo previsible en el futuro y los conceptos de ser izquierda. Cualquiera que falte deja entregado a la voluntad de la derecha patronal.
A muchos no les agrada, les molesta oír esta exigencia, la toman como obstinación.
Hoy es frecuente aferrarse a las posibilidades de hacer cambios progresistas en el modelo que no lo reemplazan. Argumentan que es lo realista y, tácitamente, sin grandes riesgos.
Otros fijan su atención en el futuro lleno de amenazas sin ligarlo a la realidad actual ni a una propuesta política para las nuevas circunstancias.
Los menos se amarran a la teoría histórica sin atender a los hechos del contexto.
La conducta humana es más compleja que las leyes de la materia. Muchos tienen partes pero ¿quién en posee el cuadro completo?
No hay un método claro para definir una línea política y el trabajo hay que hacerlo dialogando, proponiendo y escuchando.
Lo que ojalá se acepte es que se debe integrar lo de hoy y lo de mañana con la brújula científico ideológica del socialismo.
El mundo actual está mal, en adelante estará peor sin recursos, hay que analizar qué hacer desde la teoría.
La cúpula inteligente de los propietarios globales conoce lo que pasa y lo que vendrá y los planifica en su doctrina de superioridad.
El cambio sostenible socialista debe tener como el triángulo tres lados. El acomodo, la alarma o la especulación separados deja en el capitalismo y en un próximo ecofascismo.
Contacto romulo.pardo@gmail.com