Psiquiatras compiten para determinar las alteraciones psíquicas del presidente argentino

Algunos hablan del complejo o el síndrome de Poncio, de Nerón, del avestruz, del Infante, en fin, hay varias personalidades que podrían caberle para definir sus alteraciones, reales o ficticias, en las que yo no creo, pero tampoco puedo asegurar que quienes lo dicen, no tengan buenos argumentos para que sea cierto.

En mi caso, como siempre fui una aficionada al teatro, puedo darme cuenta de quién está actuando y quién no. Por eso, no voy a coincidir con quienes lo hacen desde el punto de vista psiquiátrico. Sinceramente, creo que este hombre que hoy condujo a la ruina a nuestro país y que aparece comportándose como un niño, caprichoso con “gestos de puchero” u otros, que parecen representar a “la llorona” de la leyenda mexicana, que nos cuenta sobre aquella mujer que perdió a sus hijos y se convirtió en un alma en pena, que llora y llora.

Realmente, no creo que esté enfermo sino que simula estarlo, como simula alegría o finge que no sabe hablar ni leer, para distraer a su público y cumplir lo que se ha propuesto, siguiendo los consejos de Durán Barba. Un asesor enviado por los EEUU, especialista en ganar elecciones, que ya intervino en Paraguay, Ecuador, etc. Sin embargo, nadie lo nota ni lo nombra, ni siquiera, los periodistas de la oposición.

El síndrome de Poncio se refiere al lavado de manos de Poncio Pilatos, que alguien hace para desentenderse de su responsabilidad, como si no tuviera la culpa, o sea, el infantilismo del “yo no fui”. Y esto es realmente así, porque él ha entregado su gobierno a un grupo de amigos, que forman una camarilla entrenada para estafar a su pueblo y que encabeza Marcos Peña, Calcaterra, Schiaretti, Gerardo Morales, Patricia Bullrich (ex montonera) Federico Pinedo y unos cuantos etcéteras, que incluyen al inservible Pichetto, que usurpa al PJ en su propio beneficio.

A esta manera de proceder del presidente, también se la nombra como del “avestruz”, que esconde la cabeza en un pozo, para no ver ni oír sobre lo que suceda a su alrededor. En cambio, el síndrome de Nerón, ya es más típico de un presidente, que produce actos destructivos para culpar a su antecesor, o sea, a Cristina Kirchner.

Todos sabemos que el emperador incendió Roma, para que culparan a los cristianos. Y que perseguía a quienes no aceptaban lo que él decía o hacía. Creaba enemigos y los perseguía tanto que los obligaba a suicidarse, como lo hizo Séneca. Una verdadera caza de brujas, realizó Nerón con quienes no pensaban como él, creando listas negras para hacerlos desaparecer del mapa. Hasta que, finalmente, fue declarado Enemigo Público del Estado por el Senado de Roma, que otrora fuera su cómplice. Nerón le pidió a su fiel más cercano, que le cortara la garganta y así finalizó su poderío.

Nuestro presidente, ha puesto a la Justicia a su servicio, gobierna por decretos que se hizo autorizar, al parecer, para siempre y persigue a todos los que tuvieron algún cargo con la ex presidente, les inventa una causa con sus jueces adictos al poder, basada en fotocopias de cuadernos que, seguramente, mandó a escribir para que sirvan de base, a la acusación. Obsérvese, que no uso la palabra prueba, ya que las fotocopias no lo son, ya que no pueden verificarse ni determinarse, cuándo fueron escritas, ni por quién.
En esa persecución salvaje, mantiene preso al ex-vicepresidente Amado Boudou, un hombre que fue un verdadero héroe en defensa de los intereses económicos del Pueblo y también en prisión preventiva a muchos otros perseguidos por el odio de estos dirigentes, que adoran a los anglosajones, en perjuicio de los nativos Mapuches y a los argentinos que tengan ideas socialistas que ellos llaman “populismo”, como si esa palabra pudiera ofender a alguien.

Un presidente que ha dicho barbaridades, como que “no entiende la soberanía” de un lugar donde hay demasiada tierra que le hace falta a otros, algo que también sostiene el Rabino Bergman, que es Ministro de Medio Ambiente y cuya incapacidad es similar a la de nuestro presidente, que es una máquina de destruir salarios, pymes, fábricas nacionales, de dejar gente sin trabajo, sin remedios, sin educación, sin Ciencia y tecnología y un millón de etcéteras, como endeudarnos con el FMI, como nunca antes y colocarnos en un riesgo país, que es el mayor del mundo.

Un presidente que tiene más de 200 denuncias judiciales y una sentencia como la del Correo que favorece a nuestro país y que aún no conseguimos que en esa causa, nos devuelvan el dinero que nos robaron los Macri. Sencillamente, porque un gran porcentaje de Jueces le tiene miedo y saben que van sacarlos del cargo o complicarlos. Se inventaron “la ley del arrepentido”, una herramienta que usan para poner presos, sin sentencia, a quienes ellos dispongan. El procedimiento es encarcelar por cualquier motivo o sin ellos, a alguien que se hubiere relacionado con los Kirchner, para después ofrecerle salir o amenazarlos con dejarlos adentro, según como comprometa con sus declaraciones, en Comodoro Py, a los elegidos para condenarlos por el gobierno de Cambiemos. Como hicieron con Milagro Sala. Por supuesto, lo que van a decir estos presos, ya fue preparado por alguien del gobierno o de la Justicia cómplice.

También hay Jueces que penden de un hilo en el cargo, como el juez Alejo Ramos Padilla que hace honores, en la defensa de los derechos humanos frente a tales injusticias.
Cualquier semejanza con Nerón es mera casualidad. Porque acá no hubo llamas, aunque veamos que el país ha sido destruido a mansalva, aunque haya niños que tienen hambre y frío y duerman en la calle, junto a sus padres. Aunque haya gente en la pobreza extrema, en la indigencia, sin que eso importe al gobierno, que dice que va a continuar el ajuste, exigido por el fondo, pero más aceleradamente. Aunque ahora quiera disimular, con salvavidas que tienen un alambre con 3 corchos, para cruzar un mar desolado e inhóspito en pleno invierno. Que acusa al Kirchnerismo hasta de los errores dramáticos de su propio gobierno.

A favor de Nerón, está su demencia real y comprobada. Mauricio no padece de ningún síndrome, ni enfermedad, sino que es un gran actor de reparto, en el teatro universal del Imperialismo salvaje y sionista, criminal y ladrón de los EEUU. Nuestro presidente, tiene una perversidad, que nos ha sepultado como país, así como los EEUU y el FMI, quieren sepultar a toda Latinoamérica, en una esclavitud, sin precedentes. País despreciable, que ha bloqueado durante 59 años a Cuba y ahora pretende lograrlo con el país de Hugo Chávez, que es soberano y libre, como no lo es la Argentina que nos dejará Macri, que proviene de la “mafia calabresa”, es adicto a los Paraísos Fiscales (con más de 50 cuentas), defensor de los anglosajones y de los invasores españoles, que exterminaron a 90 millones de indígenas en Latinoamérica y pretende juzgar a Venezuela por la guerra que está librando Maduro junto a su pueblo, desde hace años, para conservar su libertad y su soberanía.

Hoy… el pueblo Argentino ha hecho Justicia, dándole una derrota contundente, junto a nuevos héroes de la patria, que resignaron sus ambiciones personales para estar presentes en esta gesta histórica, donde la tecnología del fraude, preparada por Smartmatic y mantenida por Soros, no pudieron con la unión del Peronismo y otras fuerzas, que salieron a votar y ganaron por amplia diferencia en toda la Argentina, salvo en Córdoba y en la Ciudad Autónoma de Bs As, donde gobiernan sus socios, Schiaretti y Larreta, respectivamente.

Como dije antes, al Gran Pueblo Argentino….¡Salud! ¡Y vivan Cuba, Venezuela, Evo Morales, Correa, Nicaragua, México, Uruguay y los países del mundo, que defienden su libertad soberana!

normaef10@hotmail.com
Barometro Latinoamericano