S.O.S. internacionalista para evitar la muerte del preso político vasco Patxi Ruíz

Desde hace varios días un preso político vasco está librando una batalla durísima por la vida, contra la represión carcelaria y por lograr mínimas reivindicaciones en el marco de una crisis sanitaria global que tanto afecta en las prisiones. S

e trata de Patxi Ruiz, encarcelado en la cárcel-tumba de Murcia II, perseguido hasta la saciedad por el director de ese establecimiento penitenciario y el resto de los carceleros. Patxi Ruiz tuvo que autolesionarse para protestar por una cadena de agresiones sistemáticas, fue llevado de urgencia a la enfermería, allí sufrió insultos y desatención del médico y la enfermera del penal, y vuelto a su calabozo decidió iniciar una huelga de hambre y sed indefinida, la más extrema respuesta que puede hacer un preso político o social. En esa huelga el preso se juega la vida sin más vueltas.
¿Cuáles son sus demandas?: a) la libertad de lxs presxs enfermxs y de lxs que tienen la condena casi cumplida, b) que se puedan realizar las visitas, c) recibir material para no ser contagiados por el virus (mascarillas, guantes, etc), c) realización del test a presxs y carcelerxs, d) en caso de fallecimiento de un familiar, tener la posibilidad de acudir al entierro, algo que al propio Ruiz le fue negado en una anterior ocasión cuando muriera su padre. A consecuencia de su medida extrema, Ruiz hace seis días que ha dejado de orinar y sufre un fuerte dolor de riñones.
Cabe preguntarse entonces ¿hasta qué punto debe ser el sufrimiento carcelario para que un hombre joven decida semejante acción? Las cárceles españolas son, como tantas otras, establecimientos destructivos, aniquiladores y desestructuradores de la persona, de allí que la única y dramática protesta tenga que ser rebelarse y seguir luchando como sea.
En solidaridad con Patxi Ruiz y sus demandas, otro preso político vasco, Mikel San Sebastián, acaba de iniciar una huelga similar, y otros más se han encerrado indefinidamente en sus calabozos y rechazan la bandeja de comida. En las calles, militantes solidarios han iniciado ayunos en varios pueblos y hay movilizaciones de protesta.
Los abajo firmantes, exigimos al gobierno español que cumpla con las demandas de sentido común que formulan lxs presos vascxs y cesen las violaciones de sus derechos. Ya es hora de que más de dos centenares de presos y presas vascas vuelvan a casa.

Enviar firmas solidarias a:
ehlargentina@gmail.com


Amigos y Amigas del Pueblo Vasco en Argentina
http://ehlargentina.blogspot.com
ehlargentina@gmail.com