La derecha pretende silenciar medio alternativo sueco

Semanario Liberación en la mira

En su edición del 14 de febrero actual, el semanario latinoamericano Liberación, de Suecia, en su portada alerta a sus lectores, del gravitante riesgo que le preocupa: la decisión que emane del organismo sueco que distribuye el apoyo económico estatal a la prensa diaria (Mediestödsnämnden), anunciado para este jueves 20, para definir su permanencia o cierre.

Durante las reuniones previas realizadas en Estocolmo con los ejecutivos de la entidad administrativa del apoyo estatal económicos a medios de prensa, los representantes del colectivo Liberación, expresaron con pesimismo, del lento avance de sus gestiones, por convencer que con el cierre de Liberación, desaparecerá en Suecia una tribuna latinoamericana, que por 38 años, ha sido una plataforma sólida de promoción cultural, de denuncia de violaciones de los derechos humanos y de protección de los mismos en los países de América Latina y el mundo.
Suecia se ha convertido en una sociedad multicultural, y el semanario Liberación, desde sus comienzos ha acompañado, las políticas impulsadas por el Estado, de las tan imprescindibles actividades de integración social y cultural. “Si nos cierran el semanario - escribe Liberación- sería el fin de una historia de 38 años, semana a semana, donde la verdad, la justicia, la independencia, la paz y la solidaridad han sido nuestra premisa. ¿Por qué ahora?”.
Liberación, por correo llega semanalmente a cientos de latinoamericanos, tiene una gran incidencia en la información de los hispanohablantes, que por años las bibliotecas del país- adquieren Liberación para sus lectores y consultas en instituciones académicas.
La premeditada decisión del síndico (Mediestödsnämnden), que provee de recursos económicos a la prensa sueca, la situación de Liberación, está en suspenso hasta este jueves. Los funcionarios dicen “comprender la labor y el esfuerzo de quienes hacen posible este medios alternativo, pero advierten que no pueden apartarse del manual burocrático, que estipula las más extrañas observaciones, para bloquear los tan necesarios recursos.
Ellos dicen que el semanario latinoamericano no cumple “con algunas reglas sobre los materiales publicados”. Muestran los temas, autores y notas, publicadas en Liberación, que figuran también en la red de internet. Esto resulta absurdo. En la red, no existe exclusividad, si las hay, son pocas. La reproducción -es aceptada en todo el mundo- mientras se realice a partir de fuentes a las que haya accedido legalmente desde una fuente lícita. Pero los funcionarios, obedecen y aplican las recomendaciones políticas, solo así se entiende que Liberación es hoy víctima de un castigo urdido por las fuerzas derechista encaramadas en el parlamento sueco. Liberación, es un medio alternativo de izquierda, pro cubano y defensor de la desigual lucha del pueblo palestino contra la ocupación israelí. Digamos entre otras, sin ánimo de extendernos en con otros ejemplos.
Estos recortes, como en el caso de Liberación, son parte de un amplio programa estatal de limitar la ayuda económica para fomento deportivo, cultural y social. Se han dado también en el campo internacional, -solo vamos a citar un ejemplo- la suspensión de la ayuda financiera a Nicaragua, por su acercamiento a Irán.
Suramericapress.com, tiene una estrecha relación periodística con el semanario. Al expresar nuestro apoyo y solidaridad con los colegas de Liberación, afirmamos que nos consta y con demasía que en sus páginas la historia de hombres y mujeres latinoamericanos, están escritas con tanto amor, como con tanta pena, por estar ausentes de nuestros pueblos de origen.