Teatro callejero de El Alto se pone sobre tablas en Suecia

abigaile condori bolivia foto elias duhalde sueciaEl emergente teatro callejero de la ciudad boliviana de El Alto, de mayoría indígena y epicentro de la efervescencia política y social del país andino amazónico en 2003, hacía su presentación en las tablas tradicionales de la capital sueca de Estocolmo, con una propuesta contestataria, dijo el miércoles su líder Abigail Condori.

La joven boliviana que preside el Centro ALBOR Arte Cultura de la ciudad de El Alto ha llegado a Estocolmo junto a Araceli Aranda de la Red Nacional de Trabajadoras de la Información y Comunicación.

Las también activistas bolivianas responden a una invitación de la organización sueca de cooperación Svalorna (golondrinas).

Condori y Aranda han compartido con miembros de Svalorna y estudiantes suecos sus experiencias de teatro callejero.

ALBOR ya ha tenido la oportunidad de visitar Suecia en 2009 para participar en La Bienal del Teatro Joven de Suecia, siendo galardonado en ese evento con el premio “Spunk Sin fronteras”, el reconocimiento internacional que otorga la Fundación Astrid Lindgred.

“Desde hace 18 años que ALBOR viene trabajando en El Alto un teatro revolucionario, un teatro contestatario, dice Condori enseñando como la mayor referencia “Las venas abiertas de América Latina”, un abismal libro de Eduardo Galeano, llevado al teatro por estos jóvenes andinos.

“Hemos tenido más de 500 presentaciones tanto en Bolivia como en Chile, en Argentina y también aquí en Suecia», subraya a manera de presentación de un trabajo colectivo que en distintos puntos de Bolivia, actuó en establecimientos educativos, y con mucha aceptación.

Cuenta también que muchos de sus integrantes han sido testigos y protagonistas de la denominada “Guerra del Gas”, cuando la rebeldía de ese pueblo provocara en octubre de 2003 la caída del presidente ultraliberal Gonzalo Sánchez de Lozada.

“Nosotros en Bolivia como jóvenes desde el arte notamos un vacío de liderazgo en la juventud, un vacío de rebeldía, un vacío ideológico. Porque gracias a la tecnología, gracias al imperialismo los jóvenes estamos decayendo, somos víctimas de la distracción y de la tecnología mal utilizada, por ejemplo en el tema del celular, estamos más mirando el celular que hablando con la persona que está a nuestro lado, y eso no es bueno, si queremos construir un mundo mejor, un futuro para las nuevas generaciones, es necesario sentar bases y sólidas”, sostiene Condori.

Cuando dice mirar el futuro no olvida su compromiso con el teatro, como una manifestación directa con el pueblo.

“Desde ese punto de vista nosotros hacemos teatro y tratamos de trabajar en comunidad, tratamos de juntar a los jóvenes y nos enfocamos en la parte de la historia. Cuando nosotros vamos a visitar los colegios allá en El Alto y otros puntos en Bolivia, les preguntamos sobre la Guerra del Gas, los jóvenes no tienen mucha referencia, no tienen fechas exactas cuando en realidad nosotros que estamos entre los 20 y 25 años de edad podemos recordar que un movimiento principal para la Guerra del Gas en El Alto, aparte de los movimientos sociales, hemos sido los jóvenes que nos hemos levantado frente a la imposición de Gonzalo Sánchez de Losada”, reflexiona.

Jóvenes que asistieron a la charla de la activista de ALBOR, en silencio tomaban sus apuntes para la posterior ronda de preguntas.
Pero Condori con énfasis seguía mencionando fechas y sucesos de la agitada vida política de Bolivia.

“Recientemente, el 4 de septiembre nos hemos animado a presentar la obra bibliográfica de Túpaj Katari, una obra que habla desde su nacimiento hasta el momento de su descuartizamiento. Hemos revisado varios libros para montar esta obra y felizmente yo les cuento a los hermanos bolivianos que viven en este país, que hemos reunido para el montaje a más de 130 actores y actrices y su presentación se ha realizado en el Polideportivo de El Alto. Esto para nosotros ha sido un verdadero éxito porque hemos logrado la participación de más de 10.000 estudiantes y compañeros de colegio que han venido a ver nuestra obra”, dijo.

Los presentes estallaron en aplausos cuando Condori añadió que “ése es el mayor premio para ALBOR”.