Temer y su teoría alternativa del “golpe congresal democrático”

Michel Temer se ha portado como un mono con navaja en la ONU, pues por el grado de cinismo con el que habló puede acabar haciéndose daño él mismo.

O como bien dice ese policial lema: “Todo lo que diga puede ser usado en tu contra”, ya que lo que acaba de decir Temer ante la máxima Organización de las Naciones Unidas, debería tomarse en cuenta, para no hacerse meter los dedos a la boca, pues es como si el diablo hubiera ido predicar a la ONU, dejando su almizcle de azufre; tal como el que dejó el genocida de George Bush el 2006, antes de la intervención del ex comandante Hugo Chávez.

Y es que la arremetida del golpista de Michel Temer -vice emperador del sub imperialismo latinoamericano- contra la patria del libertador Bolívar, viene a convertirse en una nueva agresión contra Venezuela, como la que ha estado impulsando el imperialismo norteamericano hasta hace poco más de un mes contra Venezuela.

Michael Temer, impulsiva e injerencistamente ha insinuado: “Ya no hay más espacio para alternativas a la democracia”, refiriéndose a lo que vive Venezuela con la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente, no es una solución democrática; en la que ¡ojo! está participando la propia oposición venezolana, como para que se descalifique de que no sea democrática la solución soberana que en la ANC sortee la suerte de los venezolanos.

Desde luego que puede ser debatible que la sucesión presidencial que se ha dado en Brasil sea legal; más no legítima, puesto que aun así la figura del Impeachment fuese procedente para la destitución de la presidenta Dilma Roussef; Michael Temer no es el más indicado como para señalar que. “No hay más espacio para alternativas a la democracia”; cuando justamente el Judas de Temer se ha valido alevosamente de esa alternativa para hacerse del poder en el Brasil, e intentar conjurar ahora contra Venezuela.

Pero no sólo que Temer está involucrado en ésa alevosa “alternativa” golpista; sino que es un régimen tan corrupto, que no hay “alternativa” más corrupta que la de su régimen; al extremo de quienes destituyeron a la ex presidenta, están vinculados a los más escandalosos casos de corrupción, como es el caso del presidente del Congreso, el ultraconservador del PDMB: Eduardo Cuhna -aliado de Temer- quien ha sido apresado por soborno y lavado de dinero en Suiza, decretado por el juez Sergio Moro.

Más de 54 millones de brasileros votaron por Dilma Roussef, y ¡61 senadores! Fueron quienes la destituyeron, ¿qué tal? En la lógica de Temer; ésa es la alternativa válida y honesta para hacerse del poder, que no es más que golpismo puro, y no lo que verdaderamente vive Venezuela a plenitud con su Asamblea Constituyente.

prudenprusiano@gmail.com
Barometro Internacional