Trump no aceptara terrorista en EEUU, pero tiene al terrorista de Bush dentro

Fueron patéticas las palabras con las que ayer Trump homenajeó a las víctimas del atentado del 9/11, ocurrido hace 18 años en el World Trade Center, en el que murieron miles de estadounidenses, y a quienes ayer le rindió un sensiblero homenaje que dejó sabor a poco.

Cuando digo con sabor a poco, es por cuanto hasta el día de hoy no se ha hecho justicia contra los verdaderos responsables de aquel atentado, y si algo se hizo al respecto fue usar a falsos positivos para justicieramente culparlos, como responsables, pero de que, a los verdaderos responsables, los autores intelectuales están impunes y están ahí dentro. Vale decir, Trump está durmiendo con el enemigo.

Y son aún más hipócritas las palabras de Trump por cuanto rememoró que aquel día, después de observar el ataque a las torres se acercó acercó ayudar a las víctimas. Y no señaló que ese acto personal de Trump de acercarse a colaborar sea una hipocresía, pues en una muestra de solidaridad hacia los desventurados; pero lo que sí es una hipocresía es que advierta durante su discurso: “Si los terroristas vuelven a nuestro país iremos donde quiera que estén y usaremos un poder como nunca antes visto”.

Ésa es la razón por la que quienes han contrapunteado al discurso de Trump han sido los familiares de las víctimas del atentado del 9/11, como ha sido Robert Mac llvaine, quien perdió a su hijo y pidió que: “Se sepa toda la verdad de aquel atentado” exigiendo la reapertura de la investigación. Es más Cristopher Gioia, comisionado de bomberos de Nueva York, ha señalado que: “El gobierno tiene motivos para esconder información sobre los ataques del 9/11”. Pero además han pedido al congreso norteamericano la reapertura de las investigaciones de aquel atentado.

Y es que a 18 años de aquel ataque las heridas no han cerrado; como tampoco el sentido común de la opinión pública se ha cerrado para dejar de inquirir sobre la responsabilidad que tienen quienes han estado detrás de aquel atentado, ya que hasta el día que pasa va confirmándose que se trató de un auto atentado; y no sólo por todas las evidencias materiales que demuestran que se trató de un auto atentado, sino porque aquel auto atentado tenía por objeto el justificar el control de la actividades petroleras en el Medio Oriente, entre las familias de George Bush y la saudí de Bin Laden, que resultaron siendo socios en la actividad petrolera.

Así que si Trump tiene la oportunidad de honrar la memoria de las víctimas de aquel atentado; y no sólo repitiendo esa frase vacía: “We will never forget” (No olvidaremosjamás), o la otra: “No aceptará terroristas en EE.UU.”, pues es dando muestras claras de esa voluntad, de ya no seguir encubriendo al tejado terrorista de George Bush, que lo tiene bien metido dentro; yes llevándolo ante la justicia.

prudenprusiano@gmail.com

Barometro Latinoamericano