Tú siempre marchas con nosotros Tío Ho

Angel Delgado    18.May.2020    Opinión

El 19 de mayo se conmemoran 130 años del nacimiento de Nguyen Sinh Cung. Fue un poeta, militar e insurgente vietnamita que ocupó los más altos cargos de su país.

Quizá el nombre de este personaje no facilite un punto de referencia a millones de personas en el mundo que permitan ubicarlo en la historia y la geografía de un continente y más en la actualidad, en que algunos países y gobiernos hacen el intento estéril de tergiversar los hechos y reescribir la historia en versiones hollywoodescas, convirtiéndose de vencidos en vencedores. Fueron estos mismos países, autores, aliados o cómplices omisos que causaron las más devastadoras conflagraciones aplicando políticas de dominación y saqueo por las que los pueblos pagaron un alto precio con la sangre de sus hijos.

La historia es la memoria y la conciencia de los países y sus pueblos. De ahí la importancia permanente de conmemorar siempre a los que se sacrificaron en aras de la justicia y celebrar sus victorias.

A medida que nos adentramos en la lectura de la biografía de Nguyen Sinh Cung, comenzamos a confirmar la sospecha de que este dignatario resultó ser ni más ni menos la misma persona que históricamente llevó el nombre de Ho Chi Minh: El que ilumina. Y sí que iluminó, no sólo al pueblo vietnamita, sino también a todos los pueblos y luchadores del orbe. Ahora sí, no hay un solo habitante del mundo de diferentes generaciones que no sepa quién es el Tío Ho y no conozca su obra. Fue Primer Ministro y Presidente de la República Democrática de Vietnam del Norte; Ho Chi Minh consagró su vida a la causa de la liberación nacional de su pueblo y a la reunificación de Vietnam, a la democracia y al progreso social basado en compartir las decisiones políticas. Estableció un régimen socialista e impulsó una profunda reforma agraria, un estilo de vida austero y popular y se esforzó por impedir la corrupción y el abuso del poder. Por su carácter de dirigente, estadista y militante internacional, fue considerado entre las personalidades más importantes del siglo XX. Su ejemplo condujo a miles de movilizaciones estudiantiles en todas las latitudes al grito de “Ho Ho Ho Chi Min”

Cómo olvidar los siempre solidarios y combativos muros de Montevideo –donde dicho sea de paso, por los años 20 del siglo XX, estuvo Ho Chi Minh en un barco mercante francés en el que trabajaba como cocinero- que se hicieron eco de la consigna mundial: Alto a la guerra! Fuera imperialistas de Vietnam! o la Marcha Obrero Estudiantil que se realizó de Montevideo a Punta del Este en abril de 1967 en contra de la reunión de Presidentes de la OEA pero sobre todo, repudiando la presencia de Lyndon Johnson.

Ho Chi Minh falleció en 1969 sin ver concretada la liberación de Vietnam del Sur y la reunificación de Vietnam. De todas maneras siempre estuvo absolutamente convencido de que su persistente lucha no sería en vano y su fin irreversible. Y así fue.

Qué reconfortante fue para la Humanidad ver que el Imperio no era invencible y que a pesar de la demencia genocida, ahí estaban, de rodillas los “valientes marines” asesinos de My Lai, responsables de las muertes de más de tres millones de patriotas causadas por cientos de miles de toneladas de bombas, napalm y el agente naranja, disputándose armas en mano contra niños y mujeres un espacio en aviones o helicópteros para huir, como antes estuvieron los franceses luego del épico triunfo de los patriotas en la batalla del Dien Bien Phu.

El 7 de mayo del 1954, marcó la derrota y el fin del colonialismo francés en Indochina destacando el hecho del primer triunfo de un ejército insurgente sobre uno convencional de una poderosa potencia colonialista.

La retirada estratégica del ejército de Estados Unidos que supuestamente iba a durar meses, se convirtió en una estampida humillante el 30 de abril de 1975 marcando el fin de la guerra de Vietnam y la victoria del Tío Ho y su pueblo.

El desarrollo que ha logrado la economía de Vietnam en las últimas décadas, es en gran parte gracias a las orientaciones económicas y estudios que en su momento realizó el camarada Ho Chi Minh para incluirlos en su Proyecto de Nación que han convertido a la República Socialista de Vietnam en la Perla del Sudeste Asiático con un crecimiento anual sostenido en 2019 de 7.2% y una reducción de la pobreza quedando en menos del 4% de la población.

La consigna pintada que llevaban los blindados que entraron en Saigón es la misma que abanderan las luchas de muchos países emergentes que sufren las atrocidades contra su población.

TÚ SIEMPRE MARCHAS CON NOSOTROS TÍO HO. Gloria eterna a Ho Chi Minh y al General Giap!

.
Mayo 2020