SurAmericaPress

Imprimir

Los nuevos jornaleros en la Unión Europea

Rolando Zanzi :: 12.01.21

Un artículo publicado en el periódico danés Arbejderen, el trabajador, y traducido al sueco por el periódico proletären, el proletario, denuncia la situación laboral en la Unión Europea y la aparición de los nuevos jornaleros.

El 40% de todos los puestos de trabajo en la UE son trabajos atípicos donde los trabajadores carecen de derechos. El empleo permanente regular está disminuyendo rápidamente.
Se afirma que, en los nuevos puestos de trabajo creados en la UE, no menos de cuatro de cada cinco puestos de trabajo son precarios con un fuerte deterioro del salario y los derechos. Uno de cada diez trabajadores en Europa hoy es un trabajador pobre.
El mercado laboral neoliberal llamado libre tiene muchas caras. Uno de ellos es por ejemplo Ansu Marongs que trabaja limpiando obras de construcción y vive fuera de la capital finlandesa, Helsinki.
- Nunca digo que no cuando llama el jefe. Ni siquiera si estoy enfermo. Porque entonces no conseguiré trabajo la próxima vez.
Ansu Marong, de 35 años, ha trabajado con un contrato de 0 horas durante siete años, sin garantía de horas o salario. Trabaja cuando lo llaman. Durante los últimos dos años, ha estado limpiando el edificio de un hospital en la capital finlandesa, Helsinki. Tiene una hija, María, junto con Katariina.
Otro rostro es Holger Frenzs. Es guardia de seguridad en el astillero de Flensburgo, Alemania. Holger ha caído por debajo del umbral de la pobreza, aunque a menudo trabaja doce horas al día.
Durante los tres años y medio que ha tenido este trabajo, ha estado empleado con contratos cortos, sin ninguna garantía de que tendrá un trabajo a la mañana siguiente. Nunca sabe cuántas horas tendrá.
Una tercera cara es un joven técnico Metin que encontramos en una olla popular en Frankfurt. Aunque se ha formado y trabajado durante siete años para grandes empresas como HP y Commerzbank, se ha quedado sin trabajo y ahora vive en una casa rodante proporcionada por la iglesia local.
Metin solo consiguió contratos a corto plazo y temporales. Esto significaba que dependía por lo general de la bolsa por desempleo. Y luego perdió la bolsa del desempleo y solo empezó a recibir ayuda social. Ya eso no alcanzaba para pagar un alquiler.
El 20 por ciento de los alemanes vive por debajo del umbral de pobreza. En Alemania, a principios de los 2000, en un momento en que el país luchaba con un crecimiento bajo, índices de desocupación altos y cifras bajas de exportación, se introdujeron las reformas de Hartz, nombradas en honor al director de recursos humanos en las fábricas de Volkswagen, Peter Hartz. El eje de las reformas fue flexibilidad.
Los desempleados solo pueden recibir bolsa por desempleo durante un año. Luego solo pueden recibir ayuda social. Unos 350 euros por mes que no alcanza para nada Con las reformas laborales de mayor flexibilidad aumentaron las ofertas de trabajo y las exportaciones, pero se duplicó en pocos años el número de alemanes, que son pobres a pesar de tener trabajo.
En otra palabra aumentó el número de desempleados que tienen suficiente hambre como para aceptar tomar trabajos con salarios más bajos y con menos derechos.
El objetivo de las reformas de Hartz, el aumento de la flexibilidad laboral era dar trabajo a los desempleados, pero no pensaban que el salario fuera tan bajo como para no poder vivir de él, dice Henning Jörgensen, profesor de la Universidad de Aalborg, en Dinamarca y se pregunta: ¿Cuándo es el salario lo suficientemente bajo? Concluye que el milagro alemán empobrece a la gente y aumenta la desigualdad.
Lo que quizás no hayan pensado los políticos detrás de las reformas es que el mercado laboral flexible es al mismo tiempo un veneno para el crecimiento económico, la vaca sagrada de los economistas de la oferta y la demanda.
Es matemática simple: cuando la gente gana menos, compra menos. Cuando el trabajador no sabe cuánto ganará el próximo mes, tal vez ni siquiera cuanto ganara la semana que viene, no compra.
A menudo se presenta a la flexibilidad laboral como algo moderno y emprendedor, pero en realidad marca un regreso a los jornaleros de tiempos pasados, cuando los trabajadores ocasionales se paraban con el sombrero en la mano y esperaban ser elegidos cada mañana.
Los nuevos trabajos se encuentran entre autónomos, empresas unipersonales, trabajadores temporales, trabajos a tiempo parcial, contratos a corto plazo, etc. Solo la imaginación puede poner límites a esa libertad
En primer lugar, son los trabajadores no calificados los que se ven afectados, pero también se empiezan a ver afectados otro tipo de trabajadores.
Muchos de los que viven y trabajan en las nuevas condiciones luchan semana tras semana para conservar el empleo y reunir el dinero para el alquiler y la comida.
Existe un temor creciente a defender los derechos propios ante la amenaza de perder el trabajo. Y la mayoría están desorganizados y se sienten solos en su lucha.
Los sindicatos han luchado contra este desarrollo. A menudo, las nuevas contrataciones no se ajustan a los acuerdos sindicales y a los métodos de lucha que se suelen utilizar.
En países como Francia, Alemania y el Reino Unido, el movimiento sindical es consciente de la magnitud del problema. Pero no tiene mucho contacto con los nuevos jornaleros, algunos de los cuales temen ser castigados por el patrón si se organizan.
Por eso los sindicatos europeos están intentando acercarse a estos grupos con nuevas formas de organización. Entre otras cosas, lucha por la vivienda y actividades para desempleados.
El número de contratos de cero horas y otros trabajos precarios también está aumentando en Dinamarca. Los contratos de 0 horas se ven en trabajos de chofer, trabajos de limpieza, restaurantes, de cuidado y de renovación de construcciones. El número de trabajos por suplencias ha crecido un 40 por ciento en cuatro años. Más de medio millón de daneses trabajan con contratos cortos e inciertos. El 60 por ciento de los trabajadores en la industria de la limpieza y los restaurantes debe tener más de un trabajo para poder mantenerse.

Fuente:
Proletären: De nya daglönarna. http://proletaren.se/artikel/de-nya-daglonarna
Arbejderen: nutidens daglejere https://arbejderen.dk/indland/nutidens-daglejere

Rolando Zanzi /Suecia
suramericapress


https://suramericapress.com :: Versión para imprimir