SurAmericaPress

Imprimir
La penetración israelí en Argentina

Macri, Israel y el espionaje

Rodolfo O. Gianfelici :: 15.08.21

El mundo se escandaliza por el espionaje generalizado sobre presidentes, premieres, ministros, dirigentes políticos y de derechos humanos –entre otros-. La gran-protagonista-gran es una firma israelí, íntimamente ligada al poder político-militar de ese país, y a sectores militares y de seguridad estadounidense.

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare) El mundo se escandaliza por el espionaje generalizado sobre presidentes, premieres, ministros, dirigentes políticos y de derechos humanos –entre otros-. La gran-protagonista-gran es una firma israelí, íntimamente ligada al poder político-militar de ese país, y a sectores militares y de seguridad estadounidense.

Estos hechos fueron denunciados por medios de prensa y organizaciones intermedias, citando que la principalísima responsable es la empresa NSO Group y su software Pegasus. Mientras este hecho ocupa titulares de importantes medios mundiales, la prensa argentina –dócil, cómplice y servil-, que se autocalifica de “independiente”, ha hecho todo lo posible por des-informar y desviar la atención de la ciudadanía (sobre este tema).

El tema debería haber sido tomado con expresa dedicación por la prensa ‘seria e independiente’ argentina, pues existe una causa sobre espionaje llevado adelante por el gobierno de Mauricio Macri entre 2015 y 2019.

Pero no solo eso, sino que ese accionar repudiable y criminal del macrismo se concatena con los israelíes. El espionaje mundial con NSO Group a la cabeza victimizó a más de sesenta mil (60.000) teléfonos celulares y computadoras. Esa es la cantidad de personas espiadas.

Con total simpleza e irresponsabilidad, desde la NSO Group dijeron que ellos solo vendieron el programa de espionaje a agencias policiales y de inteligencia de varios gobiernos.

Pero esta caradurez no es una exclusividad (o impunidad) israelí, sino que en Argentina tiene sus eslabones. Porque el mismísimo Macri y sus colaboradores más estrechos, al momento de ser gobierno mostraron la más inmoral y obsena forma de ‘construir’ política. Y –al parecer- han sido ‘ejemplares’ alumnos de los israelíes…

· En el 2006, cuando era diputado nacional (y líder del PRO), Mauricio Macri viajó a Israel.

· En junio de 2014 Macri –siendo jefe de gobierno capitalino-, viajó a Israel y se reunió con el premier Benjamin Netanyahu. Lo acompañaron el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera; el secretario de Medios, Miguel De Godoy; los subsecretarios de Relaciones Internacionales, Fulvio Pompeo, de Economía Creativa, Enrique Avogadro, y de Derechos Humanos, Claudio Avruj; el diputado nacional Sergio Bergman, y el vocero de la Jefatura de Gobierno, Iván Pavlovsky; el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera; el rabino Sergio Bergman; el secretario de Relaciones Internacionales porteño, Fulvio Pompeo…

· En el 2014 Patricia Bullrich viajó a Israel.

· En noviembre de 2016 Bullrich fue a Israel, reuniéndose con los ministros de Defensa y Seguridad Pública de Israel, (el ultraderechista) Avigdor Lieberman y Gilad Erdan, para ‘afianzar’ los vìnculos en la agenda de la seguridad y con vistas a la adquisición de tecnología israelí “para fortalecer el trabajo de las fuerzas federales en las fronteras argentinas”. Se avanzó para comprar tecnología para la zona fronteriza de Argentina, a través del SIBAT (Dirección de Cooperación de Defensa Internacional). Se trata del organismo que maneja el comercio del equipamiento tecnológico de defensa israelí y reúne a todas las empresas de seguridad. También se debatió (¿?) sobre la implementación de modelos policiales y de investigación para Argentina.

Bullrich -acompañada por los secretarios de Seguridad Interior, Gerardo Milman, y de Coordinación, Planeamiento y Formación, Alberto Föhrig-, recorrió la frontera israelí y visitó unidades del Ejército. También formaron parte de la comitiva, el jefe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Alejandro Itzcovich Griot; los directores nacionales de Cooperación Regional e Internacional de la Seguridad, Gastón Schulmeister, y de Equipamiento Provincial y Municipal, Ruben Fleischer, y el diputado nacional Waldo Wolff (legislador del PRO; dirigente de la Sociedad Hebraica Argentina; vicepresidente y presidente de FACCMA;​ y vicepresidente de la Daia).

· En septiembre de 2017 llegó a Argentina –por primera vez en la historia- un premier israelí. Fue el ultraderechista y denunciado en serie por corrupción, Benjamín Netanyahu. En este caso no fue una cisita de cortesía, sino que estuvo acompañado por empresarios israelíes pertenecientes al ámbito militar, cibernéticoy de la inteligencia de ese país (entre los cuales estaban representantes de la firma… NSO Group).

Como resultado de esta visita, Macri firmó numerosos acuerdos sobre seguridad. Indicándose que se compraron –entre otros- el software Pegasus a NSO Group.

Fue así que el mecanismo de espionaje ilegal macrista comenzó de inmediato en el país. El gobierno estaba preocupado porque se iba a realizar la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio y luego la Cumbre del G-20, en Buenos Aires en 2018. De allí que se lanzaron a espiar (sin intervención judicial alguna) y a través de la estatal Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a 403 periodistas, 28 académicos, 58 empresarios y otras personalidades de la sociedad civil.

Pero en verdad, esa actividad de espionaje ilegal comenzó antes de ambos encuentros internacionales, y se continuó desarrollando una vez que se realizaran. Se ‘espiaban’ teléfonos fijos, teléfonos celulares, teléfonos satelitales, y computadoras.

Pero el macrismo no se privaba de nada. Fue así que aprovecharon los servicios de la firma Cambridge Analytica. Ésta ‘capturaba’ información de usuarios de la red social Facebook que luego se aplicaba para técnicas de manipulación en campañas políticas. Lo hicieron en Gran Bretaña (para influir en el referéndum por el Brexit) y en las elecciones de Argentina en 2015.

· En el 2019, WhatsApp (empresa controlada por Facebook), denunció a NSO Group por haber usado su servicio de mensajería para ‘intervenir’ 1.400 teléfonos en una veintena de países. Entre ellos, Argentina.

Todo esto sucede en el país, sin que la prensa informe detalladamente. Pero no se trata solo de un accionar repudiable del poder mediático concentrado, sino también –y es entendible- de la clase política derechista, y neoliberal. Porque –de una u otra forma- ellos han sido sus principalísimos beneficiarios de estas acciones ilegales para llegar al gobierno (antes de diciembre de 2015) y para ejercer persecuciones durante su gobierno (2015-2019).

La corrupción en cuanto a espionaje tiene nombres y apellidos de políticos, empresarios y dirigentes; como también de agrupamiento políticos (PRO, UCR, Coalición Cívica, Cambiemos, y Juntos por el Cambio).

En lo que respecta al espionaje autóctono, no dudaron en negarlo y buscar todas las maniobras a manos para entorpecer las investigaciones. En lo que respecta al espionaje mundial, prefirieron apelar al silencio y no buscar ninguna relación con los espiadores (delincuentes) locales.

Es bueno citar que otros contactos, acuerdos y viajes del macrismo y sus socios, incluyeron a:

· En octubre 2012, Macri (jefe de Gobierno porteño), envía a su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, a Israel -en representación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires-. “Este viaje confirma las buenas relaciones que mantenemos con toda la comunidad israelí. En Buenos Aires viven muchas familias y sabemos el enorme cariño que tienen por su tierra natal”, declaró Rodríguez Larreta. Mantuvo reuniones en Jerusalén con el vicealcalde, Yosef Pepe Alalu y con Erel Margalit, fundador de JVP (Jerusalem Venture Partners). Con el Director de Emergencia Municipal; visitó el Museo del Holocausto Yad Vashem y un encuentro con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores. con el Arquitecto de la Ciudad Yaov David, con el Director de la Autoridad de Transporte, Moshe Tiomkin, y con el Alcalde de Tel Aviv. Con el Primer Teniente de Alcalde, Doron Sapir; con académicos y autoridades de la Universidad de Tel Aviv.

· En mayo de 2016 Ministerio de Seguridad y la Embajada de Israel realizaron un seminario sobre seguridad, inteligencia, terrorismo internacional, narcotráfico y protección de fronteras. El diario Clarín consignó: “a las reuniones del lunes y martes próximos asistirán dieciséis empresas israelíes, que desplegarán aquí su capacidad para proveer a las fuerzas policiales locales de drones, globos, dispositivos sensibles e instrumentos de lucha contra el ciberterrorismo… La apertura estará a cargo de Bullrich, la embajadora israelí Dorit Shavit y el general de División israelí Uzi Moskovitz”.

· En julio de 2016, Bullrich declaró: “Ahora estamos comenzando a trabajar en un centro de inteligencia en ciberdelito y ciberterrorismo… Estamos trabajando con la Dirección de Comunicaciones de la Corte (encargada de las escuchas telefónicas) en el establecimiento de protocolos… El diputado Waldo Wolff lo está trabajando con expertos de distintos lugares en el mundo, para saber qué hacer y cómo operar para que no se colapsen las comunicaciones y la logística”.

· En enero de 2017, el Gobierno de Macri oficializó 2 convenios firmados en diciembre, para la compra de embarcaciones para combatir el narcotráfico. Fueron 4 lanchas de patrulla costera (de la clase Shaldag), por más de 80 millones de dólares. Compra directa y sin licitación (la Federación de la Industria Naval Argentina indicó que con ese monto se podrían haber construido en el país, 20 lanchas -sin el armamento-).

· En julio de 2017, la política derechista y de Cambiemos, Elisa Carrió escribió en la red Twitter: “Hoy me reuní con el Embajador @Ilan_sztulman del Estado de Israel”.

· En septiembre de 2017, cuando el premier Netanyahu estuvo en Argentina, Bullrich, y el Embajador de Israel en el país, Ilan Sztulman, suscribieron el “Acuerdo entre el Estado de Israel y la República Argentina sobre Cooperación en Asuntos de Seguridad Pública e Interior”. El Acuerdo significa un avance en el establecimiento de sistemas de cooperación bilateral, en “la lucha contra los delitos organizados; la seguridad en eventos masivos; y la inteligencia, ciencia y tecnología aplicadas a la seguridad pública; hasta aquellos abocados a la gestión de emergencias y el análisis criminal y forense” (texto del sitio oficial de www.argentina.gov.ar en esos momentos).

· En octubre de 2017, Gendarmería Nacional recibió un sistema de Comando y Control de fronteras israelí; además de cámaras y radares, un conjunto de sensores móviles (drones, drones cautivos y un camión con un centro de comando móvil). Toda esta tecnología envía información en tiempo real a un centro de comando y control táctico (sospechándose que –además- y vía satelital, también re-envía información al lugar delmundo que se desee, sin que los argentinos lo autoricen y/o lo sepan…).

· La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, inauguró en La Quiaca un sistema de radares y un centro de monitoreo integrado para el control de la frontera. Con equipamiento de alta tecnología traída desde Israel, el nuevo sistema apunta a fortalecer la vigilancia en la zona norte del país, con el objetivo de prevenir y detectar casos de narcotráfico o trata de personas, entre otros delitos.

· En noviembre 2017 –tras decisión de Macri-, el personal de la custodia presidencial recibió capacitación ‘especial’ de profesionales de las fuerzas de seguridad de Israel. También se incluyó a al personal de seguridad de la vicepresidente Gabriela Michetti, del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Participaron altos mandos de la Policía Federal. Los instructores eran de la seguridad de la embajada israelí, y de miembros de las Fuerzas de Seguridad llegados expresamente de Tel Aviv (se dio aviso al Congreso sobre el ingreso de estos militares…?).

· En enero 2018 la vicepresidenta Gabriela Michetti a Israel. Viajó acompañada por el secretario de Industria y Servicios, Martín Etchegoyen; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo; el jefe de Gabinete de la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales, Pablo Quirno; el subsecretario de Inversiones Turísticas, Ramiro Alem; y el director general de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, Pablo Tarantini.

Cuando en 2017 Benjamin Netanyahu estuvo en Argentina, Michetti fue la anfitriona en un acto en la embajada israelí donde expresó: «Es un gran honor acompañar al señor Binyamin Netanyahu, jefe de gobierno del Estado de Israel, un país al que consideramos hermano»…

· En septiembre de 2018, 22 comisarios e inspectores de fuerzas policiales de varias provincias, se capacitación en Tel Aviv con responsables del área de seguridad del primer ministro israelí; participaron en clases de Krav Maga (sistema de lucha y defensa personal de Defensa de Israel); y tomaron talleres de simulación de escenarios de riesgos.

Entre los participantes hubo 2 enviados por el gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz, lo que fue públicamente agradecido por el cuestionadísimo Ministero de Seguridad provincial, el radical Maximiliano Pullaro que destacó las gestiones del presidente de la DAIA, filial Santa Fe, Horacio Roitman, para que pudieran viajar las dos santafesinas. Esta fue una iniciativa política de ‘cooperación’ establecido con Israel por la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich.

· Noviembre de 2018, Elisa Carrió viajó a Israel.

· En diciembre de 2018 el diputado del PRO, Wado Wolff –que trabajaba mancomunadamente con la ministra Bullrich- declaró (en un sincericidio) y en forma de amenaza: “Yo también tengo acceso a carpetas de la vida privada de mucha gente” (¿?).

· En marzo 2019, viajó a Israel ‘el primo’, el intendente de Vicente López, Jorge Macri.

· Noviembre de 2020: “Los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, víctimas del espionaje y querellantes en la causa que se investiga en Lomas de Zamora, pidieron la indagatoria de la exdiputada Elisa Carrió. La presentación advierte que Carrió, a través de sus colaboradoras, las legisladoras Maviana Zuvic y Paula Oliveto, utilizó escuchas ilegales a presos de la cárcel de Ezeiza para intentar, ‘desesperadamente’, desbaratar desde el inicio la investigación del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, cuando estalló la ‘Causa D’Alessio’” (diario Ámbito, 19-11-2020).

Como un aporte de importancia puede citarse que el cónyuge de Patricia Bullrich es Guillermo Yanco. Un abogado, titular del ‘partidito’ Unión por la Libertad, y vicepresidente del Museo del Holocausto. Al momento que su esposa era funcionaria macrista, él era socio del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Comparten el portal de noticias Vis a Vis (medio de propaganda israelí), el cual ha gozado de numerosa publicidad de intendencias gobernadas por Cambiemos.

Respecto a Avruj, aunque muchos no lo sepan ha sido un hombre de estrechísima confianza del cuestionado banquero Rubén Beraja. En su momento fue el ‘nexo’ de Mauricio Macri (siendo jefe de gobierno porteño) con Jorge Fino Palacios (encubridor del atentado a la Amia), que luego Macri puso al frente de la Policía Metropolitana por recomendación del Mossad (los servicios de inteligencia israelíes) y la CIA…

Sobre esta “elección” del jefe de la Metropolitana, el propio Macri declaró: “Fuimos a la embajada de Estados Unidos y a la de Israel y les dijimos: ‘Queremos que nos recomienden cuál es el mejor policía’, y los dos, sin hablar entre ellos, dijeron: ‘El señor Palacios’”. Agregando: “Fue una recomendación de dos servicios de inteligencia extranjeros” (aludiendo a la CIA y el Mossad).

Volviendo a Yanco, ha presidido el Instituto de Estudios Argentinos (Idear) y es miembro de la Red de Partidos Políticos (organización impulsada por el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales, NDI) financiado por el Congreso de Estados Unidos. Instituto que financia la injerencia estadounidense a través de grupos de la derecha golpista en Venezuela y el fomento a operaciones golpistas en Haití. Cuando Patricia Bullrich (su cónyge) era ministra de Trabajo de Fernando de la Rúa, Yanco era el Jefe de Asesores de su esposa y –lógicamente- cobraba por ello.

Pero su papel no era solamente el de ser cónyuge, sino que en su momento fue denunciado por un periodista del diario Tiempo Argentino, que informaba que: “Guillermo Yanco, el consorte de la ministra Bullrich, [se encuentra] ahora concentrado en intervenir en licitaciones y compras de tecnología y armamento para reequipar a las fuerzas de seguridad federales y provinciales. Un ejemplo fue la adquisición de un nuevo equipo de comunicaciones para la Policía Bonaerense que el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, acordó comprarle a la multinacional Motorola por 51 millones de pesos con la intermediación de Yanco”…

Simples y consttables datos e informaciones de cómo una clase política puede alinearse tras los intereses de otra potencia.

«Cosas veredes, Sancho, que farán fablar las piedras» (aunque –en verdad- nada de estos sorprendería al propio Quijote, si en verdad tuvo dicha afirmación…).


https://suramericapress.com :: Versión para imprimir