SurAmericaPress

Imprimir

¿De quién es la tierra?

Julieta Paredes (Bolivia) :: 06.10.21

No es ninguna novedad que el fascismo en Bolivia vuelva a vociferar y medios de comunicación amplifiquen esos ruidos estridentes, que crispan las luchas justas que el pueblo boliviano en jornadas largas e históricas realizó. Con el objetivo de establecer qué, en este territorio de Abya Yala hay dignidad, sueños, capacidad, inteligencia y creatividad.

La nueva asonada fascista evidencia elementos que me parecen importantes de reflexionar. Las mujeres y hombres de ideología fascista —que es ideología dictatorial— son gente que necesita la muchedumbre para actuar. Mujeres y hombres que son lamebotas de sus patrones, que son unos cuantos. Patrones que les dan sobras y limosnas de sus banquetes lujosos a los cuales los y las fascistas no están invitadas e invitados. Esto aclaro para quien no sabe qué quiere decir fascista y cree que es un halago.

Los y las fascistas son los sirvientes de la burguesía colonialista. Los burgueses o aburguesados colonialistas de Bolivia no se ensucian ni las manos ni el zapato, son a los que apoyan los fascistas. La burguesía colonialista en Bolivia se puede vestir de demócratas porque la democracia, cuando no se posiciona y no dice del “gobierno de cuál pueblo” se está hablando, da para cualquier cosa. Los y las burgueses, colonialistas además de demócratas, se pueden vestir de feministas ecologistas, de LGBT. Porque el feminismo, el ecologismo y las llamadas diversidades sexuales también dan para todo y finalmente dan para combinar — como anillo al dedo— con el fascismo boliviano. Así nos explicamos que famosas feministas hayan apoyado y apoyen golpes fascistas y dictaduras.

Las características de un “facho” son: 1) creer ( fe en un cristo, y creen todo lo que les dicen); 2) obedecer (no funciona ni su cerebro, ni su raciocinio, cumplen órdenes); 3) combatir (son los y las que están orgullosos de matar, torturar, abusar). Fascistas, en idioma italiano, puede tener varias traducciones en contexto, puede ser banda, “manojo de gente que combate”, o también podemos decir pandilla de paramilitares waykeadores, patoteros, dedicados a matar a quien piensa distinto a ellos. Son un grupo de gente que actúa en grupo para abusar. Que hay indios e indias fachos, sí, claro que sí, y son indígenas tanto de oriente como de occidente.

Lo que es importante al analizar la coyuntura, son los discursos sobre la tierra, que hoy son apoyados por los burgueses colonialistas y por indígenas. Los discursos de la propiedad privada de la Madre Tierra. Ese es el centro de la discusión. El proceso de cambios desde la Asamblea Constituyente empezó la discusión sobre el latifundio, la propiedad privada de la Madre Tierra y el territorio. Como pueblos originarios de occidente no estamos libres de tener dentro de nuestras concepciones también esta concepción de la propiedad privada de la tierra. La reforma agraria del MNR hizo un excelente trabajo para hacernos olvidar que la tierra es Madre Tierra y que las mujeres no tenían derecho a la tierra. Esa es —a nuestro juicio— la principal discusión para todos los 36 pueblos originarios de Bolivia.

La Madre Tierra no es de nadie, es la madre. Sus hijas e hijos pedimos permiso para vivir bien, en su abrigo y regazo. ¡Jallalla proceso de cambios!

Julieta Paredes es feminista comunitaria.


https://suramericapress.com :: Versión para imprimir