Latinoamérica

Alberto Fernández asegura que la OEA sufre de un enorme desprestigio

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, apuntó este miércoles que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha padecido de a poco un enorme desprestigio y dejó de ser un organismo que sirva a América Latina.

En diálogo exclusivo con el canal C5N desde Perú, a donde viajó para la investidura del nuevo mandatario Pedro Castillo, el estadista subrayó que todos los días asombra las cosas que pasan en la OEA durante la gestión de Luis Almagro, quien la sometió a la participación de un golpe institucional, dijo en referencia a la actuación de ese foro durante el golpe de Estado en Bolivia.

Fernández señaló que con su homólogo mexicano Andrés López Obrador han conversado sobre recrear un nuevo ámbito que exprese mejor a la región y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) puede ser un instrumento.

Del tema, según precisó, conversó en los varios encuentros bilaterales que sostuvo este miércoles en Lima con sus homólogos Pedro Castillo (Perú), Guillermo Lasso (Ecuador), e Iván Duque (Colombia).

‘Más allá de las diferencias que podamos tener, existe una mirada muy común sobre la necesidad de reconstruir una unidad en América Latina pues en los años de (el expresidente norteamericano Donald) Trump, entre el Grupo de Lima y la OEA, intervinieron en todos los organismos que tenían que ver con la unidad en la región y en esa ruptura todos terminamos distanciados’, señaló.

Creo que de a poco hemos tomando consciencia porque la pandemia dejó en evidencia cuánto nos cuesta cuando vamos cada uno por su lado. La oportunidad la tenemos y está en nosotros poder concretar esa unidad y ponerla al servicio de la gente, no unidad que tenga relación con lo ideológico sino que sirva para sacar de la postergación al continente más desigual del mundo, sostuvo.

Sobre el nuevo presidente de Perú, Fernández significó que es un hombre singular en la política, comprometido con los sectores más postergados. Llega con un parlamento muy dividido pero con una gran fortaleza de un país que vio en él una esperanza.

Castillo, dijo, representa una forma ética de expresar la política, donde el mayor compromiso esta con los últimos y en eso tenemos una mirada muy común. Es una bocanada de aire fresco, apuntó.

PL