En la sucesión presidencial con apenas 3 votos…

Argentina: Corte Suprema o los tres tristes tigres…

La Nación ha necesitado que Alberto Fernández fuera elegido por 12.946.037 (48,24%); lo que extiende a la acompañante de la fórmula, Cristina Fernández, que es la n° 2 en la sucesión.

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare) Un artículo de PrensaMare (“Horacio Rosatti titular de la Corte Suprema”, http://www.prensamare.com.ar/noticia/23-09-2021/12237-horacio-rosatti-titular-de-la-corte-suprema.html), refirió días atrás a que Rosatti se haya transformado en titular de la Corte Suprema de Justicia.

La Nación ha necesitado que Alberto Fernández fuera elegido por 12.946.037 (48,24%); lo que extiende a la acompañante de la fórmula, Cristina Fernández, que es la n° 2 en la sucesión.

Posteriormente se ubica como n° 3 en la sucesión, el Presidente Provisional del Senado (llegado a dicho Cuerpo por elección en su distrito electoral, y luego votado por sus pares). Si correspondiera, el n° 4 en la sucesión es el titular de la Cámara de Diputados (también electo en su distrito y posteriormente votado por los demás diputados).

Finalmente, si no pudiera cumplirse hasta allí, con lo citado y dispuesto por la Constitución Nacional (artículo 88, y la ley de Acefalía Presidencial n° 25.716, modificatoria de la Ley n° 20.972), debe asumir el presidente de la Corte.

Para este caso, el abogado santafesino Rosatti, que en un Cuerpo de 5 integrantes actuales, fue votado por dos de ellos… y él mismo (¡!).

Suena increíble, y cómico, si no fuera que a la vez se trata de un hecho dramático que juega con la institucionalidad del país.

Desde el jueves 23 de septiembre de 2021, Argentina ha quedado en condiciones de tener en la presidencia a un argentino votado por 2 personas, y él mismo…

Como para otorgarle aún más incredulidad a la elección de Rosatti, es bueno citar que se trató de una audiencia realizada vía Zoom. De ella tomaron parte 3 de los 5 cortesanos. De esta forma, Rosatti por los próximos 3 años es el n° 5 en la línea de sucesión presidencial gracias a los votos de Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda. No tomaron parte de la elección: Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco. Hecho que –ante semejante importancia del evento- deja expuesta ante la Nación, una gravísima situación interna en el máximo cuerpo de la Justicia argentina.

Dicha elección determinó también, que el saliente Rosenkrantz se convirtiera en el vice. Con lo cual, los dos abogados que en su momento aceptaron que Mauricio Macri los ingresara “por la ventana”, sin respetar las normas vigentes para su designación, están al frente de dicho Cuerpo.

La Corte debería tener 7 miembros, pero solo cuenta con 5. Quienes apuestan a un cuerpo con pocos cortesanos lo que en verdad está defendiendo es la concentración del poder. Lo cual constituye un riesgo grande para la Nación.

En el momento de la maniobra presidencial intentando que los dos abogados llegaran a través de un decreto presidencial, se produjo un escándalo que terminó por generar rechazos hasta en el mismo oficialismo (¡!). Macri debió dar marcha atrás y respetar lo establecido.

Así, a la hora de votarse en el senado, Rosatti logró 60 votos afirmativos, con el respaldo del Frente para la Victoria-Partido Justicialista (29 senadores), UCR (8), fuerzas provinciales (16), Unión PRO (6), Coalición Cívica-ARI (1).

Tuvo 10 votos en contra: FpV-PJ (8), Proyecto Sur (1), y GEN (1). Hubo 2 senadores ausentes.

Es bueno tener presente que tanto Rosatti como Rosenkrantz llegaron a ser propuestos (con la maniobra del decreto) por el “operador” Fabián Rodríguez Simón. Se trata del mismísimo personaje que pidió asilo en Uruguay, sosteniendo que es “perseguido político”, para evitar responder cargos ante la… justicia argentina (¡!).

Rosenkrantz ha quedado ‘pegado’ a Rodríguez Simón al comprobarse su estrechísima relación, que se demostró (a través de un peritaje que sacó a la luz 59 contactos con llamadas telefónicas durante el gobierno de Mauricio Macri). Son amigos, como reconoció el cortesano. Un abogado (ahora cortesano) que desde su estudio contaba con clientes como firmas multinacionales (y vaya coincidencia) el mismísimo… grupo Clarín.

Respecto a Rosatti, contó con el respaldo del senador (experonismo) devenido en macrista, Carlos A. Reutemann y apoyo de la (denunciadora) Elisa Carrió.

Para los que sostienen que la ‘justicia es lenta’, Rosenkrantz se encargó fehacientemente de desmentirlos. Lo hizo al invitar el miércoles 23, a Rosatti y a Maqueda para elegir autoridades al día siguiente.

Tal es así que en la acordada (que rubricaron los tres), consta que “A las 10.34 horas del día de hoy (jueves 23) el Sr. Ministro Ricardo Luis Lorenzetti comunicó que se encuentra imposibilitado de asistir…”; “a las 11.15 horas del día de hoy la Sra. Ministra Elena I. Highton de Nolasco solicitó la postergación del acuerdo extraordinario…”; “a las 11.49 horas el presidente del Tribunal comunicó a todos los ministros ´que en virtud de que la ausencia de alguno de los ministros no constituye un impedimento legal para la celebración del acuerdo convocado, será celebrado en los términos de su convocatoria’”.

Efectivamente: Entre las 10.34 y las 11.49 del mismo día, la urgencia cortesana decidió la elección, demostrando la rapidez justiciera. Fueron apenas 75 minutos (una hora y cuarto). Quién se anima a sostener que la justicia argentina es lerda…!

Ni siquiera tuvieron necesidad de reunirse físicamente. Apelaron a un Zoom desde sus despachos. A todo ello, Lorenzetti estaba en su natal ciudad de Rafaela, y la señora Highton en su casa.

Ahora bien: Esta elección era esperada, pues debe tenerse en consideración que el 11 de septiembre de 2018, Lorenzetti fue desplazado de la presidencia (luego de 11 años), en lo que se consideró un verdadero “golpe palaciego”. Rosatti propuso a Rosenkrantz, cuando Lorenzetti lo consideraba un ‘aliado’. La maniobra lo sorprendió, y así ambos (que habían sido propuestos por Macri para integrar la Corte), sonrieron. Y le dieron una satisfacción al presidente de los argentinos.

Pero tiempo más tarde, Rosatti mostró quien era, cuando –con el apoyo de Maqueda y Lorenzetti-, establecieron un funcionamiento interno que ‘golpeó’ el poder de… Rosenkrantz. Fue así que el titular del Cuerpo tomó conocimiento que no podía decidir por si solo en temas presupuestarios, administrativos, y salariales. El presidente cortesano necesita de 3 votos. Rosenkrantz también se sintió ‘traicionado’ por Rosatti, pero el paso del tiempo –y los intereses- los llevaron a unirse en septiembre de 2021 y ‘olvidarse’ de Lorenzetti (y a Rosenkrantz a ser el n° 2 de la Corte).

Se afirma que una mano lava a la otra, y las dos lavan la cara; aunque en este caso será difícil de aplicar en este cuestionadísimo Poder Judicial, pues la Señora Justicia las tiene ocupadas en una balanza y en la espada. Y los ‘tres tristes tigres’ están ocupados en otros menesteres…