Biden, usted no conoce a Cuba

A continuación las palabras del abogado cubano José Pertierra en la concentración solidaria con el pueblo cubano organizada por el Proyecto Puentes de Amor, en el Parque Lafayette, frente a La Casa Blanca, este domingo 25 de julio de 2021.

Gracias por estar aquí con Carlos (Lazo) y con nosotros. Gracias también a Code Pink, Acere y a las otras organizaciones que montaron este acto.

La Casa Blanca nos está enviando el mensaje de que la Revolución cubana está destruida. Que se acerca el final y que Cuba pronto tendrá un gobierno parecido al que tiene Miami.

Les tengo noticias. Miami y Washington han hecho predicciones del fin de la Revolución desde el 1ro de enero de 1959, y la Revolución sigue en pie.

Claro que hay problemas en la isla. Ahora hay una escasez de alimentos y de medicinas. También hubo apagones durante estos meses calientes del verano. Los cubanos están tratando de evitar contagiarse de la Covid que le ha dado la vuelta al mundo y el país ha tenido que cerrarle las fronteras a los turistas para proteger su población. El resultado ha sido una escasez de divisas y por eso hay una escasez de alimentos y de medicinas.

La mayoría de los cubanos saben que el regimen de Trump ha convertido la pandemia en arma de guerra contra Cuba. Por eso los Estados Unidos apretaron las tuercas del bloqueo con 243 sanciones nuevas durante los últimos cuatro años. A pesar del bloqueo y de la situación económica del país, unos científicos cubanos brillantes produjeron dos vacunas contra la covid: Soberana y Abdala. Hay otras en desarrollo. El único país en América Latina que produjo su propia vacuna.

Aquí en Washington se habla del “big lie”, la gran mentira, en relación con la propaganda trumpista sobre los resultados de la elección presidencial de noviembre del año pasado. Un corresponsal de Reuters comentó con ironía recientemente que ahora Joe Biden está regando la gran mentira de que Cuba es un país fallido para apaciguar a los cubanos de Miami (y eso que tenemos atrás de nosotros gritándonos e insultándonos), quienes se han tragado la gran mentira de que Biden no es el presidente legítimo de los Estados Unidos.

Es ilegal e inmoral utilizar el hambre y las enfermedades como armas de política exterior. Presidente Biden, usted dice ser diferente y más humano que Trump. Sin embargo, ha mantenido las 243 sanciones que Trump le impuso a Cuba para apretarle las tuercas al bloqueo. Usted, presidente Biden, parece ser un Trump-lite y no el vice-presidente que fue.

Biden, usted no puede y no debe entregarle el timonel de la política exterior de su país a los politiqueros mayamenses. Usted, Señor Presidente, es el presidente de los Estados Unidos. No Marco Rubio. No María Elvira Salazar. No el pinche senador de New Jersey con sus escándalos y esqueletos en un closet. Usted ganó la Casa Blanca. Ellos no.