Empezó la Cumbre de Presidentes de la UNASUR en Ecuador

“Buscamos crear la ciudadanía sudamericana”

El anfitrión Rafael Correa abrió el encuentro y planteó los temas de la agenda. Dijo que es necesario que funcionen “el Banco del Sur y el Fondo del Sur” y le manifestó a CFK su solidaridad en la disputa contra los buitres. Hoy será el homenaje a Néstor Kirchner.

La primera parte de la cumbre de la Unasur, dividida en dos días y dos ciudades, estuvo teñida por el homenaje al presidente uruguayo José “Pepe” Mujica, en su última participación en estos encuentros. Hoy será el turno del recuerdo a Néstor Kirchner, cuando inauguren en Quito la sede del bloque regional con su nombre y una estatua con su imagen en la entrada. “Buscamos crear la ciudadanía sudamericana”, sostuvo ayer en el inicio de la sesión el presidente anfitrión, Rafael Correa, quien marcó la pauta de varios temas de la agenda que los jefes de Estado continuarán discutiendo hoy en el nuevo edificio. Uno de esos temas es el económico. “Necesitamos que funcione el Banco del Sur y el Fondo del Sur”, insistió, y marcó el caso argentino con los fondos buitre como ejemplo de lo que puede suceder cuando se delega soberanía y la solución de controversias en tribunales extranjeros. “Querida Cristina, toda la solidaridad”, le expresó Correa a Cristina Kirchner.

La presidenta argentina llegó a las 15 hora local y viajó directo desde el aeropuerto hasta la sede de la cumbre, en el centro cívico Eloy Alfaro, en el sur de la ciudad. El tránsito de Guayaquil es endemoniado, pero gracias a los custodios, ella pudo hacer el trayecto en 15 minutos. La acompañaron el gobernador de Entre Ríos y precandidato presidencial, Sergio Urribarri; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el de Comunicación, Alfredo Scoccimarro. Además, subieron al avión presidencial cinco dirigentes de agrupaciones juveniles. El canciller Héctor Timerman ya estaba desde la mañana en las reuniones previas en las que se discutió el temario.

A Cristina Kirchner ayer no le tocó hablar. Está pautada su intervención en la sesión de hoy y luego, por supuesto, en el homenaje al ex presidente. Está previsto que su paso por los 2800 metros de altura de Quito sea breve dado que aún se encuentra en proceso de recuperación de su infección intestinal. La cumbre se separó porque Mujica, también por sus achaques, no podía ir a la altura. La particularidad llevó a que los presidentes se dividieran entre una y otra jornada. Ayer estuvieron la chilena Michelle Bachelet y el peruano Ollanta Humala, quienes hoy no irán a Quito. En tanto, a la brasileña Dilma Rousseff, al boliviano Evo Morales y al colombiano Juan Manuel Santos, que no estuvieron ayer, se los espera para la inauguración del edificio.

La nueva sede es presentada como el relanzamiento del bloque y la oportunidad de avanzar en su institucionalidad, siempre proclamada e igualmente difusa. Correa se mostró muy duro ayer con la particularidad de que en la Unasur todas las decisiones deben tomarse por consenso, lo que quiere decir unanimidad. “Está hecho para que fracase”, sentenció. Por lo que concluyó que debían cambiarse los estatutos de manera que se acepten las “mayorías calificadas”. “Si no, estamos dando capacidad de veto”, explicó. Tanto él como el secretario general de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, vienen insistiendo en los últimos días en la idea de la ciudadanía común. “El derecho de libre circulación de 450 millones de personas por todo el territorio de nuestro continente”, explicó Samper la idea que, es evidente, apuntan a que salga como resultado del encuentro de estos dos días. Lo del pasaporte suramericano, que también se venía hablando, dijo que en realidad era como se referían “simbólicamente” a esta idea. Correa también sostuvo que se debía avanzar en la creación de un tribunal de resolución de controversias. Todas cuestiones, agregó, en las que a partir de hoy será más sencillo avanzar con funcionarios trabajando full-time en la misma nueva sede cuyo costo fue pagado por Ecuador.

En la sesión de ayer, el presidente de Surinam, Desi Bouterse, le pasó la presidencia pro tempore del bloque a José Mujica, quien a su vez le dejará la posta al electo Tabaré Vázquez, cuando asuma en marzo. El uruguayo asumió el mando con un discurso encendido. “La integración hay que construirla, es un edificio colosal”, dijo, y consideró que esa integración no llegará “sin una brutal decisión política”. Mujica la emprendió con la cuestión de la corrupción, que no parecía muy relacionada con la convocatoria y los discursos previos. “Debes vivir como piensas”, pregonó. Su idea es que “las masas tienden a no creer en la política”, por eso los políticos debían vivir como personas corrientes para no profundizar ese descreimiento. “No puede ser que la sociedad capitalista transforme todo en mercado. La política no puede ser un mercado”, sostuvo, para concluir, como hace a veces, pidiendo disculpas por su vehemencia. “Pero me he pasado la vida aterrizando sueños. Y se me va la vida”, concluyó, sólo por un rato. Unos minutos después continuaría en el anfiteatro del centro cívico, donde se le ofreció un homenaje.

Fernando Cibeira/Desde Guayaquil
Página12/argentina