Rogelio Mayta

El Canciller de Bolivia afirma que Almagro, además de irse, tiene que rendir cuentas

El principal cuestionamiento que el Gobierno boliviano tiene al actual secretario general de la OEA, Luis Almagro, es que ha dañado la institucionalidad del organismo continental.

El distanciamiento del Gobierno boliviano con el actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, es definitivo. Lo adelantó el propio presidente del Estado Luis Arce Catacora, cuando el día de las elecciones subnacionales no asistió al acto de inauguración por la presencia allí de la Misión de Observación Electoral de la OEA.

“Mientras esté la OEA, nosotros no vamos a acudir a ninguna invitación del Órgano Electoral”, señaló el Jefe de Estado. Cuando se le preguntó por qué, Arce escueto dijo: “Por razones obvias, ustedes saben el papel nefasto que tuvo la OEA en las elecciones de 2019; no hay credibilidad en la OEA”.

A horas de su retorno de México, el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, ratificó esta posición y destacó que la coincidencia con el Gobierno nacional mexicano es plena en la opinión de que Almagro sobre todo viene dañando la institucionalidad del organismo interamericano al asumir su Secretaría posiciones políticas.

Va más allá el canciller Mayta: Para el Gobierno boliviano, el mandato de Almagro tiene que “concluir” y, además, rindiendo cuentas de lo que hizo. Hay que recordar que el secretario fue electo en 2015, y reelecto, aunque con voto dividido, a principios de 2020, previendo durar su cargo hasta 2025.

—¿Qué alcance tiene la declaración en México sobre la OEA?

—(Con México) coincidimos en que el secretario general Almagro no puede estar realizando acciones de injerencia en la política interna de los países, tiene que cuidar, resguardar, la institucionalidad de la OEA. Los funcionarios de la OEA, principalmente de cargos jerárquicos, como la Secretaría General, deben actuar conforme a los principios de su Carta Constitutiva, y no estar realizando activismo político partidario en algunos países como Bolivia.

—Bolivia es el principal damnificado…

—La posición de Bolivia es clara: que debemos resguardar y rescatar la institucionalidad de la OEA, al margen de las personas; lastimosamente, el accionar del señor Almagro está haciendo mucho daño a esta institucionalidad; debemos preservar la institución y su funcionalidad, su beneficio para el conjunto de nuestra comunidad americana.

—La gestión de Almagro está prevista hasta 2025.

—El Gobierno boliviano considera que Almagro ha actuado al margen de la Carta Constitutiva de la OEA, al margen inclusive de los acuerdos específicos que tenía suscritos la Misión de Observación Electoral en 2019, la auditoría de ese mismo año, y en otros momentos críticos para nuestro país. Almagro no ha sido precisamente la persona de alto cargo en la OEA que debiera ayudarnos a preservar escenarios de encuentros constructivos y positivos; en cambio, su discurso, su posicionamiento ha contribuido mucho a la confrontación entre bolivianos, al extremo de que podemos decir, inclusive, que es corresponsable de la represión que se ha dado en noviembre de 2019, que terminó con la vida de nuestros compatriotas en Sacaba y Senkata.

—Ahora, ¿todo este cuestionamiento lleva a considerar la sustitución de Almagro?

—Los Estados que forman la OEA sobre todo son soberanos, y es ahí donde nosotros queremos incidir para, inicialmente, recuperar la institucionalidad de la OEA; ésta tiene que ayudar a los Estados a no generar peleas internas o dividirnos a los Estados. En este momento, Almagro no es un factor de unidad o de coordinación dentro de la OEA, es una manzana de la discordia, porque en torno al posicionamiento que tenemos respecto a su conducta, hay unos Estados que le apoyan y otros que le cuestionamos. Almagro en este momento no es un factor ni de unidad ni de cohesión, es de división y de confrontación dentro de la OEA. Queremos recuperar la institucionalidad de la OEA, y eso pasa porque el periodo de Almagro debe quedar concluido…

—O sea, se habla de acortar su periodo de gestión.

—Pensamos acortar (su periodo), pero además el secretario Luis Almagro no solamente tiene que irse a su casa, sino que tiene que rendir cuentas, y esa rendición de cuentas pasa por mecanismos que permitan revisar sus actuaciones, en el caso boliviano, en particular para nosotros, pero también en otras situaciones en las que su accionar ha sido cuando menos cuestionable.

Perfil Nombre: Rogelio Mayta

Profesión: Abogado

Cargo: Ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional

Abogado

Rogelio Mayta fue abogado de las víctimas de la Masacre de Octubre de 2003.

Fue parte del comité impulsor del juicio de responsabilidades contra Gonzalo Sánchez.

La Razón Digital, Bolivia