El Covid deja 6 millones de italianos en pobreza

El 2020 no ha sido un año bueno para Italia. La emergencia sanitaria ha puesto a prueba no solo la salud de los italianos, sino también la resilencia del sistema sanitario, las empresas, las instituciones educativas y sobretodo ha dejado en la pobreza a muchos millones de familias.

El Instituto Italiano de Estadística ha calculado que almenos 6 millones de italianos se han convertido en pobres gracias a la pandemia del Covid-19. De los 6 millones almenos 2 están en pobreza extrema.

El malestar económico ha crecido, specialmente en el norte de Italia, debido a la propagación del contagio y las restringiones decididas por el gobierno en una zona en la que hay un alto nivel de empleo y el coste de la vida es mucho más alto que en las otras zonas del País.

El umbral de pobreza absoluta, de hecho, está vinculado tanto a la composición de la familia como al lugar de residencia. El Instituto Italiano de Estadísticas muestra cómo la pobreza familiar ha crecido especialmente en el Norte de Italia, del 5,8% al 7,6%, incluso si la circunstancia general confirma un aumento más alto en el Sur de Italia, con un aumento de 1,8 puntos en comparación del 1,3 puntos en total.

Y si la pobreza aumenta a pesar de las intervenciones del gobierno, es cierto que han limitado el impacto de la crisis en las familias con una disminución en la intensidad de pobreza. El cálculo de hogares en pobreza absoluta pasó de 6,4% en 2019 a 7,7% de 2020, con 2.007.000 familias en dificultad, 333.000 más que un año antes.

En general, las personas en pobreza absoluta son 5.6 millones, lo que equivale a 9.4% del total. Hay 2,6 millones de familias por debajo de la línea de pobreza relativa, el 11,4% del total. 1.3 millones de menores se encuentran en pobreza absoluta con un porcentaje de 13.5% del total, frente al 9.4% de las personas en general.

La incidencia de pobreza absoluta es mayor entre familias con mayor número de miembros, de hecho, es del 0.5% entre los que tienen 5 familiares o más componentes y del 11,2% los que tienen 4, y, se sitúa en 8,2% si hay una familia con tres miembros.

La incidencia de pobreza aumenta para familias que viven en alquiler y son 43,1% las familias que viven pagando la renta.

Sin embargo, a pesar de los indicadores negativos, hay claras señales de que la recuperación está a punto de recomenzar y de que es posible dejar atrás uno de los períodos más duros y oscuros de la reciente historia de Italia