Subsidios por enfermedad se niegan a los débiles

El desarrollo del neoliberalismo en Suecia

Subsidios por enfermedad se niegan a los débiles. La dirección de las grandes empresas distribuye parte del subsidio que recibe del Estado a sus CEOs en forma de bonificaciones.

Subsidios por enfermedad se niegan a los débiles. La dirección de las grandes empresas distribuye parte del subsidio que recibe del Estado a sus CEOs en forma de bonificaciones.

Con el desarrollo del neoliberalismo en Suecia Cada vez más extrañamos la Suecia del Bienestar Social de los años 60 y 70.

La Agencia Sueca de Seguridad Social, Försäkringskassan, ha rechazado las solicitudes de subsidio por enfermedad, sjukpenning, y el subsidio por actividades vinculadas a la búsqueda de trabajo, aktivitetsersättning, sin haber investigado suficientemente los casos, afirma la Inspección de la Seguridad Social.

Una nueva revisión muestra que el once por ciento de las decisiones de rechazo tienen deficiencias tan claras en la investigación que es posible que las personas se hayan quedado sin subsidios por enfermedad o subsidio por actividades a pesar de que les correspondía.

En cuanto al rechazo de las solicitudes de subsidio por enfermedad, conozco personalmente al menos dos casos. En un caso, la Agencia Sueca de Seguridad Social afirma que no sabían lo que hacía la persona durante un período de 2 meses, a pesar de que la persona afirmaba que estaba desempleada y recibía un subsidio de desempleo y esto le da derecho al subsidio por enfermedad en caso de enfermedad. El recibo de que caja de desempleo pagó el subsidio por desempleo durante esos 2 meses no fue suficiente prueba para la Agencia Sueca de Seguridad Social. Así durante su enfermedad dicha persona sin quedo sin subsidio de desempleo pues estaba enferma y sin subsidio por enfermedad pues se lo negaron.

En el segundo caso que conozco fue un pequeño mal entendido administrativo lo que hizo que a la persona se le rechazara el subsidio por enfermedad.

Muchos adultos jóvenes con discapacidad no consiguen trabajo ni apoyo del Servicio Público de Empleo Sueco, Arbetsförmedlingen, si la Agencia Sueca de Seguridad Social, Försäkringskassa, les niega la compensación por actividades.

Un grupo numeroso se vio obligado a solicitar subsidio al Servicio Social.

Pero, si la familia ayuda a los jóvenes, les presta dinero cuando se encuentran en dicha situación, estos no reciben subsidio del Servicio Social porque la ayuda de la familia se cuenta como ingreso.

Una de cada cinco personas a las que se les niega el subsidio por actividad relacionadas con la búsqueda de trabajo terminó en la oficina estatal de deudas, Kronofogden.

Lisa Widen, investigadora de la Inspección del Seguro Social, dice que pocas personas tienen trabajo e ingresos el año posterior a la decisión de negarle el subsidio. El 70% tiene ingresos bajos o ningún ingreso

La Agencia Sueca de Seguro Social da vueltas y vueltas a los reglamentos con el objetivo de negar los subsidios por enfermedad a los más vulnerables, a aquellos que necesitan los subsidios por enfermedad.
Por otra parte, las grandes empresas que reciben apoyo estatal durante una pandemia buscan la vuelta para distribuir al mismo tiempo bonificaciones a la dirección de la empresa.
Los subsidios por enfermedad se niegan a los débiles y la dirección de las grandes empresas distribuye parte del subsidio que les da el Estado a sus CEOs en forma de bonificaciones.

Realmente es la política de Robin Hood patas arriba, en la Suecia neoliberal. Se saca a los pobres para dar a los ricos.

La empresa de automóviles Volvo recibió apoyo estatal en la primera mitad de 2020. Con el objeto de que la empresa pueda recibir apoyo estatal, el CEO de la Volvo Håkan Samuelsson redujo su salario en un 4% a solo 13,8 millones por año, ¡más de un millón por mes!

De acuerdo con las reglas, una empresa que recibe apoyo estatal no puede distribuir bonificaciones. Pero Volvo Cars modificó las reglas para la distribución de bonificaciones. En las nuevas reglas para la distribución de bonificaciones, solo calcularon la segunda mitad de 2020, donde la empresa no recibió apoyo estatal.

Así, la empresa automóviles Volvo recibió 1200 millones de coronas en apoyo estatal en la primera mitad del año. Y de ese dinero distribuyo 118 millones de coronas a sus directivos en forma de bonificaciones.

Håkan Samuelsson redujo su salario en un 4% en la primera mitad del año. Pero luego recibió 36 millones de coronas en bonificaciones y remuneración extra. En total, Samuelsson recibió 49,8 millones de coronas suecas, un 40 por ciento más que el año anterior.

Fuentes

https://sverigesradio.se/artikel/granskning-brister-i-forsakringskassans-avslag

https://www.aftonbladet.se/nyheter/a/zgxLMv/unga-som-nekas-ersattning-ekonomiskt-utsatta

http://proletaren.se/artikel/volvotoppar-plockar-ut-jattebonus-trots-forlust-och-statligt-stod

Rolando Zanzi/Suecia
suramericapress