En las elecciones ganó la socialdemocracia pero se discute la conformación de una coalición que forme una mayoría en el Parlamento. En Berlín masivo apoyo a la expropiacion de viviendas para reducir la especulación inmobiliarian

Elecciones en Alemania y plesbicito en Berlín.

Rolando Zanzi    28.Sep.2021    Europa


El domingo 26 de setiembre se celebraron en Alemania las elecciones al Parlamento Federal, o ‘Bundestag’, las primeras en las que no concurre Angela Merkel tras sus 16 años de Gobierno.

El partido mas votado fue la socialdemocracia que aumento los votos de un 20,5% a un 25,7%. Eso representa 206 parlamentarios.

La alianza de derecha CDU (Unión Demócrata Cristiana de Alemania) mas CSU (Unión Social Cristiana de Baviera) sacaron un 24,1 %. Serian 192 parlamentarios.

La tercer fuerza fueron los verdes con 14.8% que les dará 118 parlamentarios.
Luego el partido liberal FDP (el Partido Democrático Libre) saco 11,5% que les dará 92 parlamentarios.

La ultraderecha del AfD saco un 10.3% que les dará 83 diputados.
La izquierda de Dei Linke hizo una mala elección y solo saco 4.9% que les da 39 parlamentarios.

El futuro de cómo se formará la alianza que gobernara Alemania es incierto.
Es necesaria la alianza de 3 partidos para gobernar.

Lamentablemente la izquierda de Die Linke no forma parte ya que saco muy pocos parlamentarios. Una alianza de la socialdemocracia, los verdes y la izquierda no es mayoría en el parlamento. Desde la izquierda se esperaba que esa alianza fuese la que pudiese gobernar Alemania, pero no será posible.

Los liberales del FDP y los verdes tienen el poder en estos momentos para formar el Gobierno tanto con los socialdemócratas como con los conservadores.

Una posibilidad es la alianza de la socialdemocracia con los verdes y los liberales del AFP.

Pero los verdes y los liberales del AFP podrían hacer alianza con la derecha de la CDU y CSU y dejar fuera a la socialdemocracia el partido más votado.

La tercera alternativa es la reedición de la llamada ‘gran coalición’ de la socialdemocracia (SPD) con los conservadores del CDU y CSU.

El resultado será un gobierno que tendrá muchas limitaciones para llevar adelante las promesas hechas en la campaña electoral.

Paralelamente a las elecciones al parlamento tuvo lugar en Berlin un plesbito para la expropiación de 200 000 viviendas de alquiler que están en poder de grandes gigantes inmobiliarios que poseen cada uno de ellos mas de 3000 viviendas de alquiler en Berlín.

Son empresas inmobiliarias propiedad de multimillonarios como el sueco Roger Akelius y el noruego Ivar Tollefsen
El especulador inmobiliario Roger Akelius es el fundador de Akelius Residential Property, que es una de las empresas de alquiler privadas más grandes de Suecia.

El pasado 29 de abril, la Relatora especial de la ONU sobre vivienda adecuada, Leilani Farha, emitió una declaración pública en la que acusó a la transnacional sueca Akelius Residential de cometer una práctica conocida como “renoviction” o “renoexpulsión”, que consiste en pretender llevar a cabo renovaciones en un edificio con el propósito final de expulsar a los inquilinos para aumentar el precio de los alquileres.

Heimstaden, propiedad de Ivar Tollefsen, es la empresa privada de propiedades de alquiler más grande de la región nórdica.

Para llevar a cabo el referéndum, los activistas en Berlín lograron reunir en pocos meses las 175.000 firmas necesarias,

El resultado del plebiscito fue un 56.4% a favor de la expropiación y un 38.8% en contra. Si bien la consulta no es vinculante, significa un masivo apoyo a favor de la iniciativa, la cual implicaría la compra de las viviendas expropiadas por parte del Estado con el objetivo de reducir la especulación inmobiliaria y ofrecer espacios habitacionales a precios más accesibles.

La crisis inmobiliaria de Berlín se agudizó en los últimos años. Desde el 2007 al 2019 los alquileres en Berlín aumentaron en un 85%. Actualmente, el 80 por ciento de los berlineses alquila.
El gobierno del estado de Berlín en manos de la socialdemocracia y los verdes en el año 2019 puso un tope a los alquileres y los congeló al nivel de junio de 2019 hasta el 2025. Pero luego el tribunal constitucional de Alemania declaró inconstitucional esa medida y fue derogada.