Sánchez de Lozada (90) y el exministro de Defensa (61) residen desde octubre de 2003 en Estados Unidos, donde gozan de asilo.

Juez de EEUU rechaza moción de Goni y Sánchez Berzaín y se allana su sentencia por la masacre de octubre 2003

Edwin Condori    06.Abr.2021    Bolivia

El juez estadounidense James Cohn decidió denegar la moción presentada por el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) y su exministro Carlos Sánchez Berzaín dentro del proceso civil seguido en Estados Unidos por un grupo de víctimas de la masacre de 2003 que piden ser indemnizados.

“El juez Cohn deniega las mociones de Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín, dictaminando que los demandantes establecieron que los asesinatos fueron ilegales según el derecho internacional y, por lo tanto, extrajudiciales, y que los acusados eran responsables”, informó el Centro para Derechos Constitucionales (CCR, por sus siglas en inglés) que impulsa el juicio, según un reporte de la red Erbol.

En 2018 un jurado determinó que Goni y Sánchez Berzaín eran culpables de las muertes extrajudiciales y determinó el pago de $us 10 millones a las víctimas.

Luego, tras una apelación de los procesados, el juez Cohn, de la Corte de Distrito de Florida, en Estados Unidos, revirtió el fallo de ese tribunal ciudadano que halló al expresidente y a su exministro de Defensa culpables por las muertes a manos de militares en 2003 y que había determinado el pago de $us 10 millones a las víctimas.

Sin embargo, las víctimas también apelaron esa acción y ahora, con la nueva postura asumida por la Justicia estadounidense, nuevamente es allanada la sentencia contra el expresidente y su ministro de Defensa.

Entretanto, en Bolivia las dos exautoridades están declaradas como prófugas de la justicia por las más de 60 muertes y 400 heridos que se registraron en septiembre y octubre de 2003 en medio una convulsión social que culminó con la renuncia y huida del exmandatario a EEUU.

Sánchez de Lozada, ahora con 90 años (cumplirá 91 el 1 de julio), y Sánchez Berzaín, de 61 (cumplirá 62 el 11 de septiembre), salieron del país hacia Estados Unidos, donde residen y gozan de asilo desde entonces. El país del norte rechazó en 2012 el pedido de extradición solicitado por la administración del entonces presidente Evo Morales, por incompatibilidad en las legislaciones de ambos países.

Sánchez de Lozada fue el primer expresidente en ir a juicio en Estados Unidos por abusos de derechos humanos, de acuerdo con el Center For Constitutional Rights (CCR), que representa a los demandantes. (06/04/2021)

La Razón Digital