Con la amenaza de invasión pendiente

La masacre de Israel en Gaza

Niko Schvarz     30.Nov.2012    Mundo

En nuestras mocedades lejanas nos deleitábamos con la lectura de libros de Aldous Huxley como “Contrapunto” (Point Counter Point) y “Ciegos en Gaza” (Eyeless in Gaza, que en la versión española se titulaba “Con los esclavos en la noria”), en el cual el autor británico sostenía un credo pacifista. Hoy lo que quedó en Gaza después de ocho días (del 14 al 21 de noviembre) de concentrados bombardeos israelíes por aire, mar y tierra con la tecnología más avanzada, aparatos F-16 y aviones no tripulados, son 166 muertos (en su mayoría civiles, entre ellos al menos 43 niños y 13 mujeres) y alrededor de 1.300 heridos.

Los bombardeos se iniciaron el 14 de noviembre luego del asesinato selectivo de Ahmed Jabari, dirigente militar de Hamas, y prosiguieron hasta la frágil tregua ahora imperante, convirtiendo en un verdadero infierno a la estrecha faja de territorio. En los días siguientes la tregua fue violada por el ejército israelí, que mató a un campesino e hirió a otros 19 que volvían a trabajar a sus campos cerca de la zona fronteriza, al tiempo que en Cisjordania, o sea en territorio palestino, el ejército israelí arrestó a 28 palestinos, entre ellos 5 diputados de Hamas, que participaban en manifestaciones solidarias con la población de Gaza.

Por la otra parte, seis israelíes: cuatro civiles y dos soldados, murieron por efecto de los lanzamientos de cohetes desde Gaza, que en esta instancia impactaron no solo en las poblaciones fronterizas cercanas sino que llegaron hasta Tel Aviv y Jerusalem.

Los ataques israelíes constituyen la prolongación de la operación “Plomo Fundido”, de diciembre 2008-enero 2009, que luego de una invasión terrestre de tres semanas y de bombardeos incesantes dejó 1.400 palestinos muertos y 5.500 heridos, y destrucciones tremendas de la infraestructura que afectaron escuelas, hospitales y centros de aprovisionamiento, con carencia de elementos vitales de la cual la población no ha podido recuperarse. Además, Israel perpetró en este período dos ataques a sangre y fuego en alta mar contra sucesivas Flotillas de Libertad, que dejaron un saldo de muertos, heridos y prisioneros en las cárceles israelíes e impidieron llegar a la Franja de Gaza, totalmente cercada, la ayuda solidaria internacional.

El asesinato de Ahmed Jabari, que dio la señal de partida a la última escalada israelí, reviste especial significación, que ha sido puesta de relieve en un artículo publicado en The New York Times del viernes 16 de noviembre por Gershon Baskin bajo el título: “El asesinato miope ejecutado por Israel” (dos días antes). El autor es co-fundador y co-presidente del Centro Israel-Palestino para la Investigación y la Información, columnista del Jerusalem Post y fue a la vez el iniciador y negociador del canal secreto referido al soldado israelí Gilad Shalit, que fue liberado sano y salvo en octubre de 2011 tras cinco años de cautiverio en manos de Hamas. Fue el propio Jabari quien capturó al soldado israelí, lo escoltó fuera de Gaza y se encargó de asegurarle condiciones de vida adecuadas. El autor de la nota asegura que Jabari estaba interesado en un cese al fuego a largo plazo, y que en la misma mañana del 14 de noviembre había recibido el borrador de una propuesta de cese al fuego extendido con Israel. El borrador había sido acordado por el propio Baskin y el viceministro de relaciones exteriores de Hamas, en una reunión efectuada la semana anterior en Egipto (que ha sido un factor clave en todo este proceso). En tales condiciones, el asesinato perpetrado por Israel, que despedazó el auto en que se desplazaba Jabari con sus acompañantes, demostró su voluntad declarada de proseguir la escalada militar, desechando toda solución de paz. Es la conclusión que extrae Gershon Baskin: “En lugar de esto (el acuerdo de paz) el Sr. Jabari está muerto, y con él murió la posibilidad de un alto al fuego de largo plazo. Israel también puede haber comprometido la capacidad de los funcionarios de inteligencia egipcios para mediar en un cese al fuego en el corto plazo y puso en riesgo el tratado de paz de Israel con Egipto. Esto no era inevitable, y las cabezas más frías podrían haber prevalecido. El asesinato de Jabari elimina a uno de los actores más pragmáticos en el lado de Hamas”.

La frágil tregua

La actitud belicista de Israel ha provocado una condena internacional de vasto alcance y generado manifestaciones de protesta en todo el mundo, incluido Israel. Ha obtenido en cambio el apoyo de Estados Unidos. El presidente Obama justificó la agresión, alegando el derecho de Israel a defenderse. Ahora mismo, apenas firmada la tregua, el jefe del Pentágono, Leon Panetta, se adelantó a ofrecerle a Israel una acrecentada ayuda militar (a pesar de que ha utilizado todas su sofisticado armamento en la agresión, y solo le falta lanzar una de las más de 200 bombas atómicas que posee).

Estados Unidos llevó esta posición al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que se reunió a propuesta de Egipto, y en que el delegado de Sudán, Jaffa-Alla Elhag Ali Osman, reclamó “condenar el terrible ataque de Israel” y solicitar el cese inmediato de hostilidades. En esos días, el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, retiró su embajador en Tel Aviv y declaró que “lo que está pasando en Gaza es una flagrante agresión contra la humanidad. El Cairo no dejará a Gaza sola”. En el mismo sentido se pronunció el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan , quien acusó además al gobierno de Israel de actuar por razones electoralistas: “Antes de las elecciones de enero están disparando contra gente inocente en Gaza por razones que se inventan”, manifestó. (Es sabido que para las elecciones del 22 de enero el Likud de Netanyahu se presenta en conjunción con el partido Yisrael Beitenu del racista y xenófobo canciller Avigdor Lieberman, y piensa en la política de puño fuerte contra los palestinos como una carta de triunfo). También el presidente de Túnez Moncef Marzuki denunció la bárbara agresión israelí y reclamó que el Consejo de Seguridad adoptara sanciones en su contra. Son otras tantas señales de la nueva situación prevaleciente en esa región del mundo por la “primavera árabe”.

No obstante, ninguna de esas decisiones se pudo adoptar debido a la negativa de Estados Unidos, un virtual veto interpuesto por su delegada Susan Rice, candidata por otra parte a suceder a Hillary Clinton en el Departamento de Estado. Como indicó Obama, sostuvo lo que llamó el derecho de Israel a actuar en defensa propia. No se resolvió nada y pudo proseguir Israel sus ataques con total impunidad.

De esta manera EEUU le estaba devolviendo a Israel los favores recibidos al votar solos y enfrentando al mundo entero, en la Asamblea General de la ONU, y por 21 veces consecutivas, en contra de la moción, aprobada en última instancia por 188 países, que reclama el cese del bloqueo que mantiene EEUU contra Cuba desde hace medio siglo.

A pesar de todo esto, y como fruto de la presión internacional, y muy en particular por la actitud de Egipto y de su presidente Mohamed Mursi (que en este aspecto es el reverso de su antecesor, hoy encarcelado, Hosni Mubarak), se aprobó una tregua. La misma fue anunciada en El Cairo por el ministro de Relaciones Exteriores egipcio Mohamed Kamel Amr, que estaba acompañado por la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton. Apenas formulado el anuncio, el primer ministro israelí Netanyahu, junto con el canciller Avigdor Lieberman y el ministro de Defensa Ehud Barak, anunció que Israel se reservaba el derecho a intervenir si lo juzgaba necesario. Como se recordará, en los días previos habían ordenado la movilización de 75 mil hombres de tropa, y un fuerte contingente militar estaba estacionado a lo largo de la frontera con Gaza, esperando la orden para actuar. Además, horas antes el gobierno israelí había planteado a los habitantes de Gaza evacuar “inmediatamente” la ciudad, anunciando una invasión que quedó momentáneamente frenada. De todos modos, la paz pende de un hilo. Y como señalamos más arriba, Israel incurrió en violaciones desde el primer día.

La tregua acordada, de la cual Egipto es garante, establece en el primer punto que Israel debe detener todos los operativos hostiles hacia la Franja de Gaza tanto por vía terrestre y marítima como aérea. Esto incluye los ataques selectivos contra las personas. Como segundo punto, las agrupaciones palestinas deben poner fin a todas las hostilidades contra Israel lanzadas desde la Franja de Gaza, incluyendo el lanzamiento de cohetes y los ataques en la frontera. Dentro de las 24 horas siguientes a la entrada en vigor de la tregua, deberán abrirse los pasos fronterizos y permitirse el cruce de personas y de bienes (punto 3º). Está prohibido limitar la libertad de movimiento de las personas o atacarlas en la frontera. También se incluye “el libre movimiento de los pescadores y la extensión de la zona de pesca” que controla la marina israelí en torno de Gaza, actualmente limitada a tres millas marinas.

Respecto a la apertura de los cruces, además del cruce de Rafah con Egipto, Gaza tiene seis puntos fronterizos con Israel, de los cuales solo dos están operativos actualmente, en el marco del bloqueo israelí a la Franja vigente desde junio de 2006. Son los de Erez y Kerem Shalom, por los cuales ingresan a diario mercancías y combustibles, pero a cuentagotas y muy lejos de las cantidades necesarias para satisfacer las necesidades básicas de la población. Se propuso como cuarto punto, por parte de los palestinos, el levantamiento del bloqueo, pero ello fue rechazado por las autoridades israelíes.

El delegado ruso Alexander Lukashevich apoyó los esfuerzos de paz de Egipto e instó a convocar al Cuarteto, integrado por Rusia, EEUU, la Unión Europea y la ONU, para procurar una solución definitiva al conflicto palestino-israelí. También expresó su apoyo a la propuesta de conceder a Palestina el status de miembro observador de Naciones Unidas, que se debatirá en la ONU el próximo 29 de noviembre, como veremos.

Celebración jubilosa y unida

El anuncio de la tregua fue celebrado con algarabía en la Franja de Gaza y por los partidarios de la paz en el mundo. Entre los palestinos, tuvo una característica extremadamente positiva, que fue la celebración conjunta por parte de la OLP y la Autoridad Nacional Palestina conjuntamente con los dirigentes y militantes de Hamas.

Hubo festejos especiales en la zona fronteriza, y expresiones de confraternidad a uno y otro lado de la frontera. Hemos visto en acción a entidades y familias que viven en Erez y tienen contacto permanente, por mails, por teléfono o por visitas con los palestinos del otro lado. Una de estas organizaciones se denomina La Otra Voz y se ha dirigido a ambos gobiernos reclamando el cese de los bombardeos y de los lanzamientos de cohetes para definitivamente poder vivir en paz, con sus familias y sus hijos, descartando las zozobras diarias y el sonar permanente de las sirenas de alarma.

En este cuadro se ha ido desenmascarando asimismo la intensa campaña mediática desplegada por todos los medios por el gobierno israelí y sus agencias, tendiente a encubrir su escalada agresiva con la imagen de un país que se defiende. Incluso su operativo se titulaba “Pilar defensivo”. Es de gran interés en este sentido un estudio publicado por Amena Saleem, titulado “Lo que la BBC no dice sobre el ataque israelí contra Gaza” y que incluye este párrafo definitorio: “En todas las trasmisiones de la BBC el asalto israelí contra Gaza ha sido informado sin contexto, sin perspectiva y con una parcialidad que ha favorecido ampliamente al mejor armado y nuclear Estado de Israel, en desmedro de la población, en su mayoría de refugiados, de la sitiada Franja de Gaza”. El análisis funda esta aseveración en un examen minucioso de las entrevistas y de las informaciones de la BBC, señalando su carácter sesgado y sus significativas omisiones respecto a lo que cataloga como “las atrocidades de Israel contra los palestinos, sus violaciones diarias de la ley internacional, sus mentiras y engaños”. Cada lector de este informe podrá juzgar de qué manera estas normas distorsivas se aplican en los medios de información de su país.

Hacia el reconocimiento del Estado palestino el 29 de noviembre

Por esta senda erizada de dificultades se marcha hacia el reconocimiento del Estado palestino en la sesión fijada por la Asamblea General de la ONU para el próximo 29 de noviembre. Hay amplia consenso internacional para otorgarle a Palestina el status de miembro observador de la Organización de Naciones Unidas. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, anunció ante una reunión de ministros de relaciones exteriores de países árabes en El Cairo que se presentará la petición en la fecha indicada.

Pero hay quienes se oponen, en primer lugar Israel. Lo ha proclamado su gobierno con todas las letras y lo ha reiterado el presidente israelí Shimon Peres en reportaje a CNN días pasados. Más aún: el gobierno israelí amenaza con anular los acuerdos de Oslo si la ONU reconoce a Palestina. Este acuerdo de 1993 establece la existencia de dos estados, israelí y palestino, conviviendo en paz dentro de fronteras reconocidas y seguras. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel instruyó a todos los embajadores de su país a que comuniquen a los gobiernos ante los que están acreditados que si la ONU acepta a Palestina como estado observador, Israel se sentirá libre para anular los acuerdos de paz de Oslo. El canciller Lieberman formuló declaraciones públicas al respecto, atacando directamente al presidente de la ANP, Mahmud Abbas. Amenazó además con tomar represalias que irían desde congelar la transferencia de los impuestos que recauda y traspasa a la Autoridad Nacional Palestina, hasta anular en forma total o parcial los acuerdos de Oslo.

Estamos en vísperas, por ende, de una gran batalla internacional por el reconocimiento del Estado palestino.

nikomar@adinet.com.uy