La OMS avala la vacuna de AstraZeneca que Bolivia recibirá a través del Mecanismo Covax

El país recibirá casi un millón de vacunas en calidad de donación, 92.430 dosis de Pfizer/BioNTech y 900.000 dosis de AstraZeneca/Oxford.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgó ayer su aprobación de emergencia a la vacuna anticovid de Astrazeneca/Oxford, dando un nuevo impulso a las campañas de inmunización, que en América Latina, como en otras regiones, avanzan a diferentes velocidades.

El Gobierno boliviano, a través del viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, se congratuló por la aprobación de emergencia de esta vacuna, que Bolivia recibirá mediante el Mecanismo Covax para la lucha contra el COVID-19.

“Informamos que la OMS aprobó el uso por emergencia de la vacuna AstraZeneca/Oxford, vacuna que forma parte de las que recibirá #Bolivia mediante Covax al ser seleccionados para formar parte de la primera ola de vacunación”, escribió Blanco en su cuenta de Twitter.

COVAX es una alianza global para la adquisición y la distribución equitativa de vacunas COVID-19. Está liderado por la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias (CEPI), Gavi y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)/ la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes trabajan en asociación con los fabricantes de vacunas, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Banco Mundial, organizaciones de la sociedad civil y otros. COVAX es uno de los pilares del plan global e integral de la OMS para derrotar al virus mediante el uso de diagnósticos, terapias y vacunas.

Según un reporte desde Ginebra de la agencia de noticias AFP, el visto bueno a Astrazeneca allana el camino para la distribución de cientos de millones de dosis a países desfavorecidos privados hasta ahora de vacunas contra el COVID-19.

Aunque las campañas de inoculación han ido ganando ritmo, con casi 172 millones de dosis administradas en todo el mundo, la mayor parte de ellas han ido a parar a los países más ricos.

La inyección de AstraZeneca, que es más fácil de almacenar y transportar que algunas de sus rivales, representará casi todas las dosis que se enviarán en el marco de Covax, un programa internacional diseñado para garantizar que los países pobres no se queden sin ella.

«Hoy tenemos aún más razones para tener esperanzas de controlar la pandemia de covid-19», dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa.

Los gobiernos tienen puestas sus esperanzas en las vacunas para acabar con una pandemia que ha matado a más de 2,4 millones de personas, pero el proceso de inoculación sigue levantando polémica.

En Perú la vacunación se tornó escandalosa. Aprovechando su posición privilegiada, 487 personas se inocularon antes del inicio de la campaña, dijo el presidente, Francisco Sagasti.

El mandatario cargó las tintas contra dos ministras que ya renunciaron. «Estamos indignados», dijo Sagasti.

La ministra de Salud el viernes y el domingo la de Exteriores renunciaron salpicadas por el caso.