Los amantes del capitalismo brasileño

La identidad de los secuaces de Jair Bolsonaro está formada por militares, policías, pastores evangélicos, amantes de las armas, empresarios agroindustriales, también forman parte una generación de jóvenes influyentes y trabajadores decididos a cultivar hasta el fondo el sueño del capitalismo brasileño.

Nunca han renunciado a la idea de ver a Luis Inacio Luna volver a dirigir el país, un pueblo que desde la victoria del líder del Partido de los Trabajadores había hecho entrever que estaban dispuestos a ir más allá, mucho más allá, hasta un asalto al Capitolio, como se vió el domingo en salsa carioca.

Como sucedió después de la contienda electoral USA entre Trump y Biden, en las semanas que habían precedido el voto de octubre, los simpatizantes del exparacaidísta, convertido en capitán del pueblo, habían inundado las redes sociales de teorías complotísticas y advirtiendo sobre el voto electrónico y supuestas maquinaciones para impedir la victoria de Lula.

Nuevamente en la votación del 30 de octubre el pueblo debolsonarismo se volcó a las calles imponiendo bloqueos a carreteras con la intención de poner de rodillas al gigante sudamericano.

Un voto vetriólico, repleto de noticias falsas que el ideólogo de la derecha radical y ex estratega del expresidente estadounidense calificó como “una de las elecciones más dramáticas del siglo XXI”