Los piratas informáticos se multiplican en Europa

Europa está viendo un escenario de pesadilla, una pesadilla cada vez más real. Los ataques de piratas informáticos se multiplican en todo el Viejo Continente, y, fortalecidos por un mundo llevado al digital tras la pandemia, están debilitando sus cimientos, su seguridad y su soberanía.

Tras la ofensiva al sistema sanitario de la Región Italiana del Lazio, que en los últimos días ha dejado fuera de servicio la plataforma de vacunas, la última alarma en orden cronológico proviene de los Países Bajos donde empresas e instituciones han sido asediadas por ciberdelincuentes durante meses, tanto como para impulsar a algunos de los principales expertos nacionales e internacionales del sector a invocar la intervención del gobierno en nombre de la seguridad de las familias ahora amenazadas por la propagación de ataques de los “ransomware”, extorciones reales que hacen inaccesibles los datos de los equipos infectados y exigen el pago de un rescate para restaurarlos.

En Francia, una famosa empresa de construcciones fue atacada por los hackers tomando noticias relacionadas a su seguridad, incluídos datos de centrales nucleares; en Suecia los piratas informáticos causaron una crisis gubernamental; en Suiza, le fueron robados datos a un principal proveedor de telefonía perdiendo 800.000 datos de clientes; en Alemania fueron robados datos de un millar de políticos y periodistas. La cadena hotelera Marriott admitió que perdió 500 millones de datos de sus clientes, y accedieron a 5 millones de datos de los pasaportes de sus huéspedes, igualmente la aerolínea British Airwas perdió datos de cerca 380.000 reservas de tarjetas de crédito.

A menudo llevada a cabo de forma encubierta por gobiernos hostiles y criminales que han visto crecer su negocio con la pandemia, los ataques a gran escala contra los objetivos sensibles de Europa durante el 2020 no han cesado, registrando un incremento del 75% respecto al año anterior.

Observando las cifras compiladas por la Comisión Europea, los ataques han pasado de 432 a 756 para ser exactos. La Agencia de Ciberseguridad de la Unión Europea, también señala que en 2020 hubo 304 agresiones significativas y dañinas contra “sectores críticos”, más del doble de los registrados el año anterior. Y, aprovechando de la pandemia, las redes delictivas también están intentando destruír servicios vitales.
En la actualidad se tiene entendido que los hackers accedieron a datos de 29 millones de cuentas.