Conversar, observar y escuchar a los pacientes

¿Medicina narrativa curativa?

¿Pueden a veces los médicos por el solo hecho de saber escuchar a algunos enfermos, curarlos, mejorarlos o ayudarlos? Personalmente creo que sí, dependiendo de lo que expresen los pacientes de sus dolencias, patologías y cuadros clínicos.

Pero esta pregunta puede tener múltiples respuestas por diferentes personas y especialistas. Filosóficamente la verdad no es absoluta y que todo en la vida es relativo; menos la muerte física. Reflexionando sobre este tema de la Medicina Narrativa como la de conversar, observar y escuchar a los pacientes en sus historias, cuentos, anécdotas, experiencias, antecedentes o cotidianidades de su vida, podemos empezar a darnos cuenta de un diagnostico o etiología de sus dolencias o enfermedades. Para ello se requiere de tiempo, estudio, lectura, paciencia y amor hacia el prójimo. Esta medicina tiene mucho tiempo, pero desde hace 20 años se ha introducido en ciertas escuelas de medicina del mundo como parte importante en la enseñanza diaria a los estudiantes.
Las causas, de la causa de ciertas enfermedades (para no decir casi todas) como por ejemplo la hipertensión, los problemas metabólicos, la diabetes, obesidad, enfermedades mentales, depresión, ansiedad entre otras se detectan en estas entrevistas narradas por los pacientes y les parecerá increíble que al final la causas de la causa en muchos de estos males están en las situaciones socioeconómicas, hábitos de estilo de vida de muchos pacientes e incluso la causa inicial son los gobiernos, sistemas de salud o sistemas políticos de turno.

Pero se necesita tiempo, no consultas de 5 minutos o apresuradas donde son realizadas a veces sin tocar o ver al paciente (para no exagerar este relato) y con cierta ironía personal en la cual pudiera haber pecado en alguna ocasión, pero no de mala fe; en forma frecuente he visto y enterado que ciertos personajes de la salud dividen cubículos para ver dos o más pacientes de una vez en consulta de 15 minutos. ¡OJO! son contados los que conozco que hacen esto y no generalizo; pero en este mundo mercantilista, de incertidumbre, caos y pandemia, todo es posible y la telemedicina es testigo de esto, aunque puede surgir la Medicina Narrativa Virtual (MNV) con algunos buenos resultados, o no?

Hay relatos de médicos que pasan una hora en consulta con un solo paciente y no necesariamente psiquiatras entrevistando, conversando con una buena narrativa libre y estoy seguro que un gran porcentaje de ellos logra un diagnostico más acertados que con mandar a realizar múltiples pruebas de laboratorio o exámenes costosos; sin dejar de negar que esto también contribuye a un diagnostico más preciso en algunos casos. El equilibrio es el término medio en casi todo. Pero acordarse, un hallazgo en una radiografía o una Resonancia Magnética no significa necesariamente una intervienen al paciente o una enfermedad. Es frecuente y lo he visto que médicos ven una radiografías sin ver al pacientes e inmediatamente dicen: ¡hay que operar¡ sin examinar o tener un relato o narrativa del paciente de su historia clínica. Se observa mucho en ciertas especialidades entre estas la neurología, neurocirugía, traumatología, entre otras y en ciertas patologías. De esto hay cuentos de cuentos y de diferentes procedimientos cual mejor que otro. ¡Ojo visor con esto¡. Y el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Sugiero siempre una segunda opinión o sugerencia.

El conocer el estilo de vida, las situaciones personales, su mundo interior es sumamente provechoso para corregir, prevenir y ayudar a un determinado paciente y en ciertas patologías, ya que cada uno es un ser individual y personal. Así caemos además en la Medicina Individualizada y Personalizada de cada ser humano y que responderá de una u otra manera a un mismo tratamiento; favorable para unos y no tan favorable para otros. Es donde mi crítica a la pseudociencia en medicina la he tenido que modificar en mis opiniones personales, cediendo en ocasiones a ciertas teorías en estudio, incluso no todo lo que se decía o se dice de la medicina basada en evidencia (MBE) es cierta, según los últimos reportes se han encontrado sesgos en este respecto, pero aun sigue vigente y la sigo, pero no tan apasionadamente. En la medicina también hay pseudociencia. Tema controversial para otro escrito.

No puedo dejar de relacionar este tema con la pandemia actual, los estudios de virología, epidemiologia, las vacunas y la cantidad de publicaciones médicas sobre Hbeta+Cov-SARS-2 y la COVID-19. La narrativa futura de los paciente con o sin síntomas, con o sin enfermedad, con o sin antecedentes importantes ya conocidos que aumentan la comorbilidad y muerte. Tendrán que narrar su cuentito de cómo son sus estilos de vida, sus vicios, sus hábitos o si los van a dejar para evitar más complicaciones a futuro o enfermarse de nuevo. Esto es general para cada uno de nosotros en esta pandemia o en la otra.

Hay que oír a nuestros pacientes, sin apuro y con el tiempo necesario, es mucho lo que nos pueden enseñar, no es el dinero el que los ayudará o los salvará de todo, es nuestra paciencia, estudio preparación, prevención, orientación, tocarlos y ganas de ayudarlos en su sufrimiento lo que puede ser más efectivo que todos los tratamientos modernos existentes o por venir. “Comunicación” ante todo con el enfermo y misericordia.

Rubén D Lopera
Neurocirujano.Mgs.Educación Superior