Suecia

Metalúrgicos y trabajadores municipales firman polémico acuerdo

Los sindicatos de los metalúrgicos y de los trabajadores municipales anunciaron que se adhieren al acuerdo entre la Confederación de Empresas Suecas y el PTK que representa a 25 gremios de empleados del sector privado.

El pasado viernes 4, los sindicatos de los metalúrgicos y de los trabajadores municipales anunciaron que se adhieren al acuerdo entre la Confederación de Empresas Suecas y el PTK que representa a 25 gremios de empleados del sector privado.

Los metalúrgicos y los trabajadores municipales firmaron ese acuerdo por afuera de la LO la central de organizaciones de trabajadores suecos, del cual son parte.

Muchas críticas a la acción de los metalúrgicos y los municipales están enfocadas en el hecho que han divido a los trabajadores.

Los metalúrgicos y los municipales son los sindicatos más grande de la LO, la central de trabajadores. Ocho de los 14 sindicatos de la LO, el sindicato de la construcción, SEKO, transporte, comercio, eléctricos, el del papel y el sindicato de trabajadores en viviendas municipales y privadas, se oponen al acuerdo de los empleadores y el PTK. Seis sindicatos (hotel y restaurant, los músicos, los trabajadores de empresas de comestibles, los pintores y los trabadores forestales y de la madera) todavía no se han manifestado al respecto. Solo dos sindicatos, los metalúrgicos y municipales se han adherido.

Antes de la adhesión de los metalúrgicos y los municipales el porcentaje de trabajadores incluidos al acuerdo era del 30 %. El acuerdo, ahora, incluye al 55 % de los trabajadores suecos. Es decir, la legitimidad del acuerdo aumentó.

La dirección de la LO ha declarado que estudiara los cambios incluidos en el acuerdo para tomar una decisión al respecto.

En el acuerdo se acepta el empeoramiento de las condiciones de la ley de protección al trabajo, una ley que el movimiento obrero tenía como objetivo defenderla y mantenerla sin cambios que la empeoren.

A cambio, los sindicatos firmantes obtienen reglas más estrictas con respecto al trabajo temporario y a la reducción del tiempo de trabajo. Se disminuye el tiempo máximo en que se puede dar trabajo temporario de 24 a 12 meses. Después de 12 meses el trabajador temporario debe ser empleado como trabajador fijo. Los críticos dicen que eso solo disminuye el tiempo en que el trabajador temporario será despedido de 24 a 12 meses.

En cuanto a la reducción de trabajo se estipula en el acuerdo que la reducción de horas de trabajo deberá comunicarse con 3 meses de anticipación y de acuerdo con la lista de prioridad dentro de los trabajadores.

La lista de prioridad, es decir que la persona con el período de empleo más corto debe estar primero en la lista de reducción de trabajo o de despido, ha sufrido modificaciones en el año 2000.

Desde los finales de los años 80 principios de los años 90, los trabajadores están continuamente perdiendo distintas conquistas laborales. Y todavía esta ofensiva de los empleadores no se ha podido frenar.

La ley de protección al trabajo (LAS) entró en vigor en 1974. La regla principal en la ley es que el despido puede producirse por falta de trabajo. Si no hay trabajos para todos los empleados, se aplica la regla de prioridad de que la persona con el período de empleo más corto debe ser la que se despide primero.

El último en entrar es el primero en salir es una regla importante que evita la arbitrariedad en caso de despidos. Pero esta regla se relajó en 2000 con la excepción de dos personas en caso de despido en empresas con un máximo de diez empleados.

El acuerdo PTK suprime la restricción de dos exenciones por despido en pequeñas empresas. En cambio, se permitir excluir a tres, o en algunos casos cuatro personas de la lista de prioridad. Al elaborar la lista de prioridad, hasta el 15 por ciento de los empleados de una empresa pueden excluirse de la lista.

En grupo de miembros del partido de izquierda hizo un llamado a la dirigencia del partido para que le quite el apoyo al gobierno si este acuerdo entre el PTK y los empleadores se hace ley. Eso provocaría una crisis institucional y la caída del gobierno por no tener mayoría en el parlamento.

Sin embargo es muy difícil que eso ocurra. Nooshi Dadgostar, la presidente del partido de izquierda, twitteó el viernes pasado: Hoy hemos visto que se han realizado cambios sustanciales en el acuerdo. Seguiremos el proceso con atención.

La modificación de la ley de protección al trabajo está incluida en los acuerdos de enero de 2019 entre la socialdemocracia, el partido del centro y el partido liberal.

La ley de protección al trabajo ha caído gravemente herida en esta ofensiva neoliberal.

Rolando Zanzi
Suramericapress