Cultura

Murió Mercedes Barcha, la viuda de Gabriel García Márquez

Medios    16.Ago.2020    America Latina

«La Gaba», como era conocida por personas cercanas, falleció en la Ciudad de México a los 87 años, informó El Universal de Cartagena.
Mercede Barcha, viuda del premio Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez, falleció este sábado en la Ciudad de México a sus 87 años, confirmó el sobrino del escritor, Gabriel Torres García. Según algunas fuentes familiares, Mercedes padecía hace meses problemas respiratorios y murió en casa, junto a sus hijos y nietos. La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, lamentó el fallecimiento de la viuda de García Marquez a través de su cuenta de Twitter.

El «amor enterno» de García Márquez

Barcha fue el complemento perfecto de la dedicación de su esposo a las letras, pues según relató alguna vez Jaime García Márquez, hermano del Nobel, fue su «brazo derecho» no solamente por estimularlo «sino por manejar de verdad la economía».

Y citó como ejemplo una de las anécdotas más entrañables en la historia de la pareja: el empeño de las joyas familiares de Mercedes para permitir que García Márquez pudiera encerrarse a escribir «Cien años de soledad».

«Esa novela es hechura de Gabito, pero con ayuda de Mercedes por tantas cosas», señaló Jaime García Márquez. El propio Gabriel García Márquez recordó en una entrevista que cuando terminó el libro él y su esposa lo llevaron al correo con la intención de enviarlo a la editorial en Buenos Aires.

«Eran 700 páginas, entonces lo pesaron y dijeron que costaba 83 pesos de México a la Argentina. Y Mercedes me dijo, no tenemos sino 45. Mira es muy fácil: partí el libro por la mitad y le dije: ‘péseme este libro hasta 45 pesos’. Pesaron hasta 45 pesos y estaban hojas como quien corta carne. Cuando llegó a 45 pesos agarré esas hojas, las envolví y las mandé y nos quedamos con el resto», dijo.

Agregó: «Entonces nos fuimos a la casa y Mercedes sacó lo último que faltaba por empeñar, que era el calentador que yo usaba para escribir -porque yo puedo escribir en cualquier circunstancia menos con frío-, el secador que usaba para la cabeza y la batidora, se fue con eso al Monte de Piedad y le dieron unos 50.