Pandemia

Nueve multimillonarios gracias al “rentable” negocio de las vacunas contra la COVID-19

En muchos países la pandemia se ha vuelto, lamentablemente, un negocio rentable para quienes desarrollan candidatos vacunales.

Nueve personas, al menos, se volvieron multimillonarias por los beneficios económicos derivados de la fabricación, venta y distribución de vacunas, según la Alianza Vacuna para el Pueblo, un grupo defensor del acceso igualitario a estos medicamentos.

En el top de la lista están los directores ejecutivos de Moderna y BioNTech, Stéphane Bancel y Ugur Sahin, respectivamente, con un patrimonio ascendente a 4 000 000 0000 de dólares, de acuerdo con la revista Forbes. Hay, además, otros tres nombres de Moderna como inversores, el titular de una compañía contratada para fabricar y envasar su vacuna, así como tres cofundadores de la empresa farmacéutica CanSino Biologics de China.

Ello sin perder de vista que ocho personas del ramo que ya eran multimillonarias antes de la COVID-19 incrementaron astronómicamente sus cuentas: empresarios chinos de Chongqing Zhifei Biological y Sinopharm o la firma Cadila Healthcare (India), junto a accionistas de BioNTech (Alemania).

¿A cuánto asciende la riqueza neta de los nueve más recientes multimillonarios por concepto de las vacunas anti-COVID-19? Entre todos suman 19 300 000 000 de dólares, suficiente para vacunar por completo 1,3 veces a toda la población de la naciones con menos ingresos en el orbe.

La gran ironía radica en que el enriquecimiento de una exigua minoría está financiado con fondos públicos, una denuncia que se repite de voz en voz y a la que otros hacen oídos sordos, en vísperas de la cumbre de salud global del G20, este 21 de mayo.

RT en Español