Presencia de submarino estadounidense, un nuevo acto de agresión

Luego de la genuflexa posición de la administración Macri ante Inglaterra y Estados Unidos, en relación al reclamo soberano que el pueblo argentino hace sobre las islas Malvinas e islas del Atlántico Sur; el gobierno de Biden vuelve a hacer gala de su prepotencia, montando una nueva provocación contra nuestras reivindicaciones.

La presencia de un submarino nuclear norteamericano, cuyo comandante, se regodea diciendo que contó con la custodia y apoyo de un avión británico proveniente de las Islas Malvinas, constituye un acto de provocación y desconocimiento del reclamo legal que nuestro país históricamente ha hecho sobre la soberanía que tiene sobre esos territorios y sobre la peligrosa relación bélica que constituye la presencia de una base militar en dichas islas.
Creo que la expresión “grave preocupación”, en el comunicado emitido por la cancillería argentina ante este hecho, es “grave y preocupante”; pues no refleja realmente lo que significa desde el punto de vista político y legal, que un submarino de esas características, navegue próximo a nuestras costas y que públicamente se mencione que tuvo el acompañamiento de una nave proveniente de una base militar desde un territorio usurpado por otra potencia.

No me imagino que dirían los personeros, internos y externos, funcionales al imperialismo, ante la presencia de un submarino chino o ruso en las costas de “Tierra del Fuego”.
El mensaje transmitido desde el comunicado de la cancillería, no refleja la posición patriótica que debería tener un reclamo y denuncia generados desde un gobierno que pretende materializar un proyecto nacional y popular.

Más allá del peligro que constituyen, la presencia de la fuerza extranjera en la región con ese tipo de armamento, considero que, lo expresado en el mensaje emitido por el comandante de la nave imperial, plantea otra lectura, que nada tiene que ver con la “paz y la cooperación”.

“Un avión del Reino Unido del Territorio Británico Independiente de Ultramar (BIOT) Islas Malvinas colaboró recientemente con el USS Greeneville (SSN 772) en el océano abierto del Atlántico Sur, demostrando el alcance global de las fuerzas de ambas naciones”.

Como lo demuestra el Twittee divulgado por el comandante del submarino, existe una inequívoca provocación, por parte de esa fuerza, al hacer mención de nuestras Islas Malvinas como “Territorio Británico Independiente de Ultramar (BIOT) Islas Malvinas”, además de constituir dicha presencia, un acto que reafirma el apoyo descarado de la potencia del norte, a la ocupación ilegal de cualquier territorio del planeta por parte de una nación colonialista.
En vísperas a conmemorarse el 39 aniversario de la guerra de las Malvinas y al haberse producido 188 años de la ocupación militar ilegal de nuestras islas, entiendo que debemos reafirmar nuestra soberanía con mayor fuerza y convicción, tarea que no solo les corresponde a los funcionarios que dicen representarnos en el ámbito institucional, sino también a quienes desde la militancia política, cultural e intelectual expresan sinceramente los intereses de la Patria.
Patria si, colonia no; es más que una consigna, es una actitud que señala el destino de un pueblo.

*Analista político de Periodismo Internacional Alternativo PIA Global