¿Qué se sabe del coronavirus?

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad conocida como COVID-19, mantiene en vilo al mundo entero. América Latina se convirtió en mayo en el foco principal del brote, que se situó en marzo en Europa y llevó al continente a cerrar fronteras y a confinar a millones de ciudadanos.

La pandemia se originó en China a finales de 2019, pero el continente americano ha sido la siguiente víctima por la rápida expansión de los contagios en Estados Unidos.

Hasta ahora han muerto más de 1,5 millones de personas y se han confirmado más de 69,6 millones de casos en todo el mundo. [¿Qué es un millón de muertos? Comparativa con otras catástrofes y pandemias].

China, con 4.634 fallecidos y más de 86.600 personas contagiadas, ha logrado contener al virus nueve meses después del inicio de la crisis y ya no es el país con mayor número de contagios, un puesto que ostenta Estados Unidos, que supera ya los 15,6 millones de casos positivos. Le sigue India, con 9,7 millones; Brasil, que alcanza los 6,7 millones de contagiados; Rusia, que suma 2,5 millones; y Francia, que supera los 2,3 millones de casos.

En cuanto a fallecimientos, Estados Unidos también lidera la estadística con más de 292.000 muertos, seguido de Brasil, con más de 179.000. India supera los 142.000 y México rebasa ya los 112.000. Por su parte, el Reino Unido ha registrado más de 63.000 decesos. Italia supera los 62.000, Francia rebasa los 56.000, Irán los 51.000 y España contabiliza más de 47.000.

Se pensaba que el foco estaba en un mercado de marisco y pescado de la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, pero investigadores de la Academia de Ciencia de China lo han descartado. Sí concluyen que el virus se propagó por este lugar y que surgió en algún tipo de murciélago, pero no tienen claro si mutó después en algún otro animal antes de pasar al ser humano.

¿Qué grado de mortalidad tiene?

Según los últimos datos, el índice de letalidad del nuevo coronavirus entre los contagiados se sitúa en el 4,5 %. Sin embargo, los investigadores consideran que aún es demasiado pronto para calcular con precisión su letalidad, en parte debido a que los casos leves no son diagnosticados y no se registran, además de que en ocasiones la enfermedad cursa de manera asintomática. Esto haría que la cifra se redujera significativamente.

¿Cómo se propaga?

El virus se propaga principalmente de persona a persona, sobre todo mediante gotículas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotitas pueden llegar a la boca o la nariz de las personas que se encuentren cerca y posiblemente entrar a los pulmones al respirar.

Las gotas con el virus también se pueden depositar en diferentes superficies y objetos, que al tocarlos se pueden incorporar a las manos, lo que es potencialmente infeccioso si la persona luego con esa misma mano se toca la boca, la nariz y posiblemente los ojos.

La Organización Mundial de la Salud advierte de que “muchas personas que contraen la enfermedad solo presentan síntomas leves”. Esto, dice, “es particularmente cierto en las primeras etapas de la enfermedad” y, “por lo tanto, es posible contagiarse de alguien que, por ejemplo, solamente tenga una tos leve y no se sienta enfermo”.

Asimismo, una vez superada la enfermedad se inicia la fase de excreción del virus, cuya duración media es de 20 días. Un trabajo publicado recientemente sugiere que la excreción prolongada indica que los pacientes todavía pueden ser capaces de propagar el SARS-CoV2 en esta fase. Además, el coronavirus fue detectable hasta el final en las personas fallecidas.

¿Es muy contagioso?

Parece que el SARS-CoV-2 puede transmitirse con bastante facilidad. De momento, la OMS estima que la tasa de contagio (R0) del virus es de 1,4 a 2,5, aunque otras estimaciones hablan de un rango entre 2 y 3.

Esto quiere decir que cada persona infectada puede a su vez infectar a entre 2 y 3 personas. Para controlar una epidemia, la R0 necesita disminuir por debajo de 1

¿Cómo se previene?

Los consejos divulgados por las autoridades sanitarias para evitar el contagio son lavarse las manos de manera frecuente y usar pañuelos o el codo para cubrirse la nariz y boca cuando se tose o estornuda. En cuanto al uso de mascarillas es imprescindible su uso si está infectado, sospecha que puede estarlo o está en contacto directo con los pacientes que portan el virus.

En caso de tener síntomas, en España las autoridades recomiendan llamar a los sanitarios, para que en el caso de estar infectado, no se propague el virus en los hospitales o se colapsen los servicios sanitarios.

En China, las autoridades han pedido a la población que se tomen medidas de protección para el contacto con animales salvajes y se cocinen convenientemente todos los alimentos de origen animal.

Periodista, Historiador y Analista Internacional

diegojolivera@gmail.com

Barometro Latinoamericano