EE.UU.

Republicanos en la Cámara castigan a Liz Cheney por su oposición a Trump

Cubadebate*    12.May.2021    EE.UU.

Los representantes republicanos votaron este miércoles para destituir a Liz Cheney, representante por Wyoming, de su cargo de presidenta de la conferencia republicana como castigo por oponerse a las afirmaciones del expresidente Trump de que las elecciones de noviembre del año pasado fueron fraudulentas.

La votación para alejar a Cheney del cargo se realizó mediante voto de voz, lo que quiere decir que no habrá un recuento de los legisladores que votaron a favor o en contra.

Fuentes dentro de la votación refieren que la opción de destituir a la republicana tuvo un apoyo abrumador, en una proporción de tres a uno.

La hija mayor del exvicepresidente Dick Cheney afrontó cuestionamientos a su liderazgo en febrero, pero, en esa ocasión, ganó cómodamente los votos para permanecer en el cargo.

Es la primera vez en tiempos recientes que un líder de los republicanos en el Congreso es destituido a mitad de su mandato por los legisladores de su propio partido en una votación formal.

El representante republicano por Ohio, Jim Jordan, exjefe del grupo conservador House Freedom Caucus y un aliado cercano de Trump, después de la votación dijo que no se podía tener como presidenta de la conferencia a alguien que “recita los puntos de conversación de los demócratas”.

Poco antes de la reunión de los republicanos, Trump acusó a Cheney de promover guerras innecesarias, y luego de la destitución volvió a atacar a la representante en un mensaje donde la describió como “belicista”.

“Ella (Liz Cheney) no tiene personalidad ni nada bueno que tenga que ver con la política o con nuestro país”, dijo Trump en un breve comunicado.

Luego de la votación, la representante republicana dijo: “Haré todo lo que pueda para asegurarme de que el expresidente nunca más se acerque a la Oficina Oval”.

Cheney prometió seguir contrarrestando el mensaje de Donald Trump: “Debemos seguir adelante basándonos en la verdad”.

“No podemos aceptar una gran mentira y adoptar la Constitución”, dijo, y agregó que “la nación necesita un Partido Republicano fuerte” y un “partido basado en los principios fundamentales del conservadurismo”.

La republicana alertó sobre el expresidente Trump: “Hemos visto el peligro que sigue provocando con su lenguaje, hemos visto su falta de compromiso y dedicación a la Constitución, y creo que es muy importante que nos aseguremos de que el elegido sea alguien fiel a la Constitución”.

Cuando los periodistas le preguntaron si se sentía traicionada por su destitución como la tercera republicana más preeminente de la Cámara Baja, Cheney dijo que no. “Es una indicación de dónde está el Partido Republicano. Creo que el partido está en un lugar del que tenemos que recuperarlo, y tenemos que volver a una posición en la que somos un partido que puede luchar por principios conservadores, que puede luchar por la sustancia”, comentó.

Los aliados de Cheney advirtieron que su destitución envía un mensaje terrible al electorado de que el Partido Republicano favorece a Trump sobre la integridad electoral.

Se espera que Liz Cheney sea remplazada por la representante moderada Elise Stefanik (Nueva York), que es leal a Trump. Sin embargo, algunos conservadores se oponen a su elección, advirtiendo que Stefanik es demasiado liberal para representar a la conferencia de 212 miembros.

(Con información de The Hill)