Richter dice que resta poco para cerrar ‘el momento negro’ de 2019 y avanzar en la pacificación

Carlos Corz    15.Ago.2021    Bolivia

En Bolivia ya se cerró el caso fraude electoral y está por ocurrir lo mismo con los casos reelección y “masacres”, por lo que solo quedará pendiente lo relativo al golpe de Estado para cerrar “el momento negro de la interrupción de nuestra democracia” y encaminar la pacificación, aseguró el vocero presidencial Jorge Richter.

“Se ha cerrado el tema fraude, ya se ha cerrado, se está cerrando el tema de la reelección indefinida, es importante tener la voz última del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP)”, explicó en una entrevista con los medios estatales.

La Fiscalía archivó las denuncias por fraude electoral contra los exvocales de los nueve Tribunales Electorales Departamentales (TED) con el argumento de que no se encontraron pruebas de ese delito. También se solicitó el archivo del proceso en el caso de los exvocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Sobre la reelección indefinida, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) estableció que no es un derecho humano. Richter explicó que ahora el TCP deberá armonizar la normativa vigente, teniendo en cuenta que rige su fallo que anuló las limitaciones a la repostulación.

“Se va a cerrar con ese informe (del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes) el caso de las masacres, se va a cerrar con responsabilidades seguramente”, sostuvo en alusión al informe del grupo de expertos que será presentado en los próximos días.

Ese grupo de expertos investigó todo lo ocurrido entre septiembre y diciembre de 2019, que tuvo su mayor nivel de conflictividad en Sacaba y Senkata, donde la intervención policial-militar provocó la muerte de más de una veintena de personas y decenas de heridos por bala.

“Nos falta mirar el tema del golpe de Estado, del quiebre institucional, y con ese conjunto de elementos habremos dado un paso sustancial para dar un cierre a ese momento negro de la interrupción de nuestra democracia”, destacó.

La expresidenta Jeanine Áñez, quien asumió el poder tras la dimisión de Evo Morales en medio de denuncias de fraude electoral, protestas cívicas, motín policial y “sugerencia” militar de renuncia, fue enviada a la cárcel, junto a dos de sus exministros, por el caso golpe de Estado. Por Sacaba y Senkata, también hay encarcelados, entre ellos exaltos mandos militares.

La Razón Digital