Palestina y Oriente Próximo

Se aplazan las elecciones generales palestinas

El jueves 29 de abril de 2021 por la noche el presidente palestino anunció el aplazamiento de las elecciones palestinas hasta que las autoridades israelíes aprueben la celebración de elecciones en Jerusalén Oriental ocupada a la vez que en todas las demás gobernaciones palestinas.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR por sus siglas en inglés) entiende completamente la decisión del aplazamiento y considera a las autoridades israelíes plenamente responsables. El PCHR subraya que permitir a las y los jerosolimitanos ejercer su derecho a participar en las elecciones generales, incluido su derecho a votar, a presentarse a las elecciones y a hacer campaña electoral, constituye la pieza fundamental para que las y los palestinos disfruten de su derecho a la autodeterminación y del derecho a elegir a sus representantes, que no debe ser en modo alguno ignorado o negado. El PCHR cree que la situación actual constituye un punto de inflexión en la historia de la causa palestina y pone de manifiesto las verdaderas intenciones de la ocupación israelí, por un lado, y la credibilidad de la comunidad internacional, por otro, en cuanto a su apoyo a la solución de dos Estados y al derecho de los y las palestinas a la autodeterminación.

El abogado Raji Sourani, director de PCHR, comentó la decisión de aplazamiento: “A pesar de que somos plenamente conscientes de la importancia del proceso electoral palestino como cuestión de práctica democrática, de que entendemos que deben darse garantías de su periodicidad después de haberse interrumpido durante 14 años, de su contribución para poner fin a la vergonzosa división política palestina y renovar la legitimidad política palestina, todo ello no significa que Jerusalén sea negociable y no renunciaremos a nuestros derechos inalienables garantizados por el derecho internacional y las resoluciones de la ONU. La posición israelí demuestra explícitamente que Israel es un Estado de apartheid por excelencia, plenamente consciente de sus prácticas contra los y las palestinas.”

El 15 de enero de 2021, el presidente palestino emitió un decreto presidencial para celebrar consecutivamente elecciones presidenciales, legislativas y al Consejo Nacional, tras recibir la promesa de Europa de que presionaría a Israel para que permitiera la celebración de elecciones en Jerusalén. Los dirigentes palestinos enviaron una carta a las autoridades israelíes reafirmando sus intenciones de celebrar elecciones en Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza de acuerdo con los protocolos existentes. Al igual que en las elecciones anteriores, está previsto que los y las habitantes de Jerusalén voten en seis oficinas de correos de Jerusalén Oriental, con una capacidad máxima de 6.300 votantes. Esta acción requiere la aprobación israelí debido a que las oficinas de correos siguen bajo control israelí.

Todavía hay aproximadamente 150.000 votantes jerosolimitanos con derecho a votar en todos los barrios de Jerusalén, lo que no requiere la aprobación israelí, según la declaración de la Comisión Electoral Central (CEC) del 18 de abril de 2021.

La CEC aplicó el decreto de forma legal, profesional y autorizada, y completó las dos fases de registro y nominación en un entorno eficaz y tranquilo. El porcentaje de inscripción supera el 90%, lo que revela el anhelo de los y las palestinas de tomar parte en el proceso democrático. Además, todos han practicado el derecho a presentarse a las elecciones en igualdad de condiciones, incluidos los y las palestinas de Jerusalén, ya que 60 jerosolimitanos se presentaron como candidatos en un proceso libre que refleja la civilización palestina; 36 listas se presentaron a las elecciones, la mayoría de ellas son independientes.

Cabe señalar que las organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil apoyaron con firmeza la celebración de las elecciones y la supervisión de todas sus fases. Asimismo, el Tribunal de Casos Electorales de Palestina examinó y decidió sobre numerosos recursos.

Cabe señalar que la Comisión Electoral Central se preparaba para iniciar el viernes la 3ª fase de las elecciones, que incluye la publicación de las listas definitivas y el inicio de la campaña electoral, señalando que esta fase precede a la fase de votación que estaba prevista para el 22 de mayo de 2021. En medio de todos estos acontecimientos, el presidente palestino declaró el aplazamiento de las elecciones palestinas después de que las autoridades israelíes prohibieran su celebración en Jerusalén Oriental ocupada y de que la Unión Europea (UE) no presionara a Israel para que permitiera la celebración de dichas elecciones en Jerusalén. En consecuencia, la Comisión Electoral Central anunció la suspensión de las elecciones generales.

Desde el inicio del proceso electoral las autoridades israelíes han impedido a la Comisión Electoral Central celebrar cualquier actividad relacionada con las elecciones en el Jerusalén Oriental ocupado y han endurecido sus medidas contra cualquier reunión pacífica organizada en la ciudad. También han perseguido y detenido a los candidatos o a cualquier persona que intentara celebrar actividades relacionadas con las elecciones. Ello supone una clara negación de la presencia palestina en Jerusalén y un intento de imponer de facto la declaración de Trump –que contradice el derecho internacional– de que Jerusalén es la capital de Israel.

El PCHR ha supervisado varios incidentes que demuestran que Israel está intentando prohibir las elecciones en Jerusalén Oriental ocupada; el más destacado de ellos tuvo lugar el 17 de abril de 2021, cuando las autoridades israelíes prohibieron una reunión organizada por CSO y varios candidatos en el Hotel St. George en la Jerusalén Oriental ocupada, y detuvieron a algunos candidatos y a los organizadores de la reunión; las Fuerzas de Ocupación Israelíes también prohibieron por la fuerza una asamblea pacífica organizada por los participantes en la reunión en protesta por su prohibición. Asimismo, el 6 de abril de 2021, las autoridades israelíes prohibieron una reunión similar que debía celebrarse en el Hotel Ambassador de Jerusalén Oriental ocupada y detuvieron a dos candidatos.

El PCHR subraya la importancia de la participación de Jerusalén en las elecciones al tener connotaciones políticas relacionadas con los derechos nacionales palestinos y el derecho de los palestinos en Jerusalén, para contrarrestar el acuerdo del siglo, los planes para crear una mayoría judía en Jerusalén y la limpieza étnica de los y las palestinas en la ciudad.

Además, el PCHR recuerda la participación de los habitantes de Jerusalén en las elecciones de 1996, 2005 y 2006.

El PCHR afirma que Jerusalén Oriental es una ciudad palestina ocupada, y que todas las medidas tomadas por Israel en 1967 no cambian su estatuto legal como territorio ocupado, ya que tales medidas no están reconocidas en el derecho internacional ni en las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Por lo tanto, el PCHR considera que la ocupación israelí es plenamente responsable de privar a los y las palestinas de su derecho a elegir a sus representantes, y reclama a la comunidad internacional que asuma su responsabilidad y se esfuerce por garantizar la celebración de elecciones en Jerusalén, incluyendo la garantía del derecho de los y las jerosolimitanas a participar en las campañas electorales y a votar.

El PCHR hace un llamamiento a todas las facciones palestinas para que trabajen juntas en este momento crucial para defender el derecho de las y los palestinos de Jerusalén y frustrar los intentos de Israel de aplicar el acuerdo del siglo sobre el terreno.

El PCHR cree que la causa de Jerusalén y los derechos inalienables del pueblo palestino deberían ser un motivo de unidad y una oportunidad para que los palestinos contrarresten colectivamente y de manera innovadora la arrogancia israelí y la conspiración del silencio internacional.

www.pchrgaza.org

Rebelión